Cómo tener un cutis sin imperfecciones

Escrito por lisa finn | Traducido por maria del rocio canales

Muestra tu mejor cara con un cutis sin imperfecciones. Tu rostro puede ser la clave para un futuro más brillante, pero no si está lleno de marcas, manchas, granos, poros obstruidos y escamas. Un cutis sin imperfecciones comienza con una rutina de cuidado constante para evitar el tono disparejo, la grasa y las arrugas; todo en la intimidad de tu baño.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Jabón facial para tu tipo de piel
  • Toalla
  • Tónico para el cutis
  • Bolas de algodón
  • Crema hidratante con protector solar
  • Productos contra el acné
  • Productos para reducir las arrugas
  • Alimentos ricos en vitaminas

Instrucciones

  1. Lava tu cara dos veces al día con un limpiador hecho especialmente para tu piel. La piel grasa y propensa al acné se beneficia de un jabón no comedogénico con aceite de árbol de té, peróxido de benzoilo y ácido salicílico. El objetivo es eliminar las células muertas de la piel, controlar la grasa y destapar los poros. Si tu piel está reseca, usa un limpiador suave, sin perfume con aceite de almendras u oliva, glicerina y ácido hialurónico para mantener la humedad. Enjuaga la piel grasa con agua caliente y la piel seca con agua fría. Siempre presiona la toalla suavemente sobre tu cara para secarla sin frotar.

  2. Vierte un poco de tónico en una bola de algodón y limpia todo el rostro. Presta especial atención al área de la zona T (frente, nariz y barbilla) donde la suciedad y el aceite tienden a acumularse. La piel grasa se beneficia de un tónico contra el acné como los que tienen hamamelis, ácido salicílico y retinol que puede limpiar y cerrar los poros. Si tu piel es seca, prueba un tónico con ingredientes hidratantes como el agua de rosas o extractos de manzanilla, vitamina B y pepino.

  3. Usa crema hidratante con protector solar en tu cara después de lavarte en la mañana. Incluso la piel propensa al acné necesita de una crema hidratante sin aceite porque los productos contra el acné la resecan. Si tu piel está reseca, usa un humectante con urea o ácido láctico, los cuales suavizan la piel y atrapan la humedad.

  4. Elige los productos necesarios para tu tipo de piel. Si tu cara siempre tiene al menos un grano, ten productos con ingredientes como el peróxido de benzoilo, ácido salicílico, azufre y alfahidroxiácidos a la mano. Si estos no son lo suficientemente fuertes, un dermatólogo puede prescribir antibióticos, cremas con retinoides y otros tratamientos que pueden eliminar el acné y limpiar la piel. Si el tono de tu piel no es uniforme, usa productos con ácido glicólico y extracto de soja que pueden ayudar a eliminar las células muertas de la piel y darle a tu piel un brillo agradable.

  5. Aplicate productos para la piel para prevenir los signos del envejecimiento. Combate las arrugas con ácido hialurónico, el cual puede rellenar la piel, y retinol que causa la formación de colágeno nuevo.

  6. Bebe mucha agua y lleva una dieta saludable y bien balanceada rica en granos enteros, frutas y verduras. El beta-caroteno, los flavonoides y antioxidantes que se encuentran en las verduras de hojas verdes reducen las arrugas y ayudan a tener un cutis radiante. La fibra en las legumbres ayuda a prevenir el daño a la piel y reduce los signos del envejecimiento, mientras que los antioxidantes y vitaminas en muchas frutas tienen excelentes propiedades para alisarla. Además, el pescado proporciona a la piel ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido eicosapentanoico (EPA), dos componentes benéficos para las membranas celulares de la piel.

Más galerías de fotos