Curas para el insomnio en adolescentes

Los adolescentes se conocen por ser difíciles de despertar y dormir hasta el mediodía los fines de semana, así que puede ser difícil imaginar que pueden desarrollar insomnio, conocido como "insomnio adolescente" por la profesión médica. Los adolescentes pueden desarrollar insomnio por diversas razones, algunas de las cuales se encuentran bajo el control del niño. Una noche corta ocasional probablemente no es un problema, pero el insomnio crónico puede causar la privación del sueño y puede ser un signo de un problema médico.

Privación del sueño

Los adolescentes tienen más probabilidades de ser privados del sueño que los adultos debido a cambios en el reloj interno del cuerpo que ocurren durante la adolescencia. El reloj se mueve hacia adelante, así que los adolescentes tienden a tener problemas para irse a dormir temprano y, si se quedan solos, dormirían más tarde por la mañana. La escuela, las actividades sociales, la participación deportiva y los deberes le llevan mucho tiempo a un adolescente y el calendario lleno a menudo significa que el sueño sufre porque el adolescente tiene también muchas otras demandas. Cuando un adolescente también sufre de insomnio, la falta de sueño resultante puede ser muy grave.

Frecuencia del insomnio

El insomnio no es común en los adolescentes, según la American Academy of Sleep Medicine (Academia estadounidense de Medicina del Sueño). La AEMS informa que sólo el 0,7% de los adolescentes tienen insomnio idiopático, un insomnio que no tiene causa conocida. El insomnio psicofisiológico, del tipo que se produce a causa del estrés mental, preocupación o ansiedad, sólo ocurre de 1% al 2% de la población entera y raramente en niños, pero ocurren en adolescentes. La higiene del sueño inadecuada es la causa más probable de insomnio adolescente, que afecta a aproximadamente un 1% al 2% de adolescentes y adultos jóvenes.

Mejorar la higiene del sueño

La temperatura, la cafeína, el uso de los medios de comunicación y la socialización nocturna u otras actividades tarde son a menudo factores precipitantes para tener insomnio. Todos los adolescentes deben dormir en un lugar fresco y tranquilo y en un cuarto oscuro. Los adolescentes que sufren insomnio deben evitar la cafeína y la nicotina en todas sus formas. El uso de la televisión y otros medios de utilizan a última hora antes de dormir puede evitar que un adolescente se relaje y concilie el sueño. En los casos graves de insomnio, los padres pueden decidir que el adolescente debe reducir las actividades nocturnas como citas o deportes, aunque el ejercicio regular promueve el sueño. Un horario regular con una hora para dormir consistente es otra estrategia importante para los adolescentes que sufren de insomnio.

Medicamentos

Algunos adolescentes pueden usar medicamentos para dormir, según un artículo de noviembre de 2005 en "El New York Times". Además de pastillas reales para dormir, algunos médicos prescriben otros medicamentos que causan el sueño como un efecto secundario, como los antihistamínicos. Si una pastilla para dormir es la mejor opción, debería ser una píldora de acción corta. Los medicamentos para dormir, sin embargo, deben ser una solución a corto plazo. En algunos casos, puede ser en realidad un medicamento que está causando insomnio, como los medicamentos estimulantes utilizados para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Botánicos

Las medicinas o hierbas botánicas podrían ser otra opción, según el médico naturista Lisa Watson escribiendo para "Naturopathic Doctor News & Review" (Noticias y Revisión del Doctor Naturista). Se pretende que la pasiflora alivie el insomnio y la ansiedad. La hierba de San Juan suele utilizarse en los adolescentes deprimidos con insomnio. La valeriana es otro medicamento de hierbas que a menudo se utiliza para dormir, aunque tiene efectos similares a los medicamentos de benzodiazepina, que pueden aumentar el riesgo del suicidio, según el artículo de Watson. Los adolescentes y los padres no deben intentar remedios botánicos, excepto por recomendación de un médico que haya examinado al adolescente y tomado una historia cuidadosa del paciente.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por maria gloria garcia menendez