Curas para el cabello quebradizo

Según la American Hair Loss Association, el cabello se compone, de manera esencial, de proteínas muertas. En consecuencia, y sin importar lo que la publicidad de champú afirme, es imposible que "sanes" tu cabello. En su lugar, las únicas curas para el cabello quebradizo involucran medidas que remueven la porción quebrada de la cabellera, y las prácticas minuciosas de cuidado del cabello que promuevan su salud integral. El desgaste y el tironeo cotidianos, el peinado, los procesos químicos, y aún tu marca de champú favorita pueden resultar en un cabello quebradizo; repáralo mediante un cuidado más delicado.

Cortar el cabello


Corta las secciones dañadas del cabello.

Las puntas florecidas ocurren desde abajo hacia arriba. Al principio, el daño se manifiesta por una separación en el tallo del cabello, y esa división se extiende en sentido ascendente hacia la raíz. No importa lo que afirmen los comerciales de productos para el cabello, no existe la manera de curar las puntas florecidas y la cabellera quebradiza. La única forma de eliminar las puntas florecidas es cortarlas, y comenzar con prácticas de cuidado del cabello más minuciosas. Visita a un estilista para que te realice un buen corte, y pídele que te retire todas las secciones dañadas.

Evita los procesos químicos


Opta por tinturas libres de amoníaco.

Los procesos químicos comunes, tales como el alisado y la coloración, introducen químicos que resecan el cabello y pueden dejarlo proclive al quiebre, según menciona "Black Star News". En lugar de alisar tu cabello, pide un corte adecuado para dominar la textura natural del mismo. Opta por una coloración semi-permanente y libre de amoníaco, en lugar de tu color permanente tradicional. Estas medidas pueden curar las quebraduras de la cabellera al permitirle conservar la riqueza de sus aceites naturales, y dejarlo más fuerte y con menor tendencia a las puntas florecidas y a la fragilidad general.

Peinarse con cuidado


Evita las bucleadoras y planchitas.

Cuando tu cabello está húmedo, se torna más frágil y proclive a las quebraduras, según establece KidsHealth.org, una división de la Nemours Foundation. En consecuencia, las prácticas de peinado delicadas pueden curar tu cabello quebradizo. Utiliza un peine de dientes separados con el fin de desenredar la cabellera húmeda, y en lo posible permite que se seque al aire. Si no tienes más remedio que usar un secador, seca tu cabello en un 80 por ciento con el fin de crear tu estilo deseado, y permite que se termine de secar al aire. Nunca uses una bucleadora o una planchita sobre el cabello húmedo, y déjalo descansar entre sesiones de peinado, al usar este tipo de herramientas dos o tres veces por semana.

Acondicionamiento profundo


Acondiciona el cabello de manera profunda.

Un tratamiento semanal de acondicionamiento profundo puede ayudar a infundir a tu cabello con la humedad que necesita para fortalecerse y tener una menor tendencia a las quebraduras. Este tipo de tratamientos pueden adquirirse en farmacias y perfumerías; sin embargo, puedes preparar tu propia mezcla, al integrar una palta pisada con un huevo y una cucharada de aceite de oliva. Aplica el preparado a tu cabello seco, y permite que actúe de 20 a 30 minutos; enjuaga con agua fría. Esta mezcla es útil, en especial durante los meses secos del invierno.

Champúes libres de sulfato


Usa champúes libres de sulfato.

Lavar tu cabello hasta hacer una rica espuma con tu champú favorito podría causar más daño que beneficio, sugiere HairLossBuddy.com. El ingrediente más común del detergente en la mayor parte de los champúes comerciales, el lauril sulfato de sodio, puede despojar a tu cabello de su humedad natural, la cual deberás reemplazar de manera sintética con un acondicionador. Cambiar a un champú libre de sulfato puede dejarte desprovista de la espuma de tu producto favorito; no obstante, esta acción resultará en una cabellera hidratada, fortalecida y menos quebradiza.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por sofia elvira rienti