Cómo curar la soledad

Mientras comes la cena a solas en tu sofá, no puedes dejar de sentirte vacío y aislado de todos los demás. Uno se pregunta si a alguien le interesa, o si alguien se daría cuenta que acabas de dejar el país. Si no tienes cuidado, este sentimiento de soledad puede convertirse en un caso de depresión severa. Sólo tienes que seguir unos sencillos pasos y pronto descubrirás que no estás ni cerca de estar solo en este mundo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Sal de tu casa y diviértete. Haz una lista de tus actividades favoritas o trata de llegar a aficiones que te gustaría probar. Tal vez eres un observador de aves y ni siquiera lo sabes todavía. Mira guías de entretenimiento en el periódico local y en línea y escribe lo que te parezca mejor. Si no puedes tener algún pasatiempo interesante, tal vez hay un club de actividades individuales en tu área; el club podría presentarte algunos pasatiempos que no nunca hubieras considerado. Si el dinero es un problema, pasa el rato en la cafetería de la zona con un libro en la mano o ve a los clubes en las noches cuando no se cobre por cubierto. Ten buena disposición para conocer todo tipo de gente nueva.

  2. Comprométete con algo. Hay muchas de oportunidades de voluntariado disponibles para ti. Encuentra una oportunidad de voluntariado que implique estar en constante contacto con otras personas. Por ejemplo, trata de compartir un poco de tu tiempo con otras personas visitando un hospital o una residencia de ancianos. Si eso no te gusta, busca otro tema que te apasione. ¿Te gustan los animales? Llévalos a un refugio. ¿Amas a los bebés? Sé voluntario para mantener bebés prematuros en una unidad local de cuidados intensivos neonatales. Cuanto más trabajes como voluntario en ambientes sociales, más gente encontrarás y mejor te sentirás.

  3. Busca amigos potenciales. Si vas a salir de tu casa de forma regular, hay posibilidades de comenzar a tener contacto con algunas de las mismas personas regularmente. Puedes intercambiar algunas historias divertidas de la vida e incluso ser invitado a una fiesta o dos. Este grupo de personas con las que interactúas es tu red social. Una vez que tienes la oportunidad de pasar algún tiempo agradable con la gente, encuentra personas con las que te sientas más conectado. Comparte alguna información personal u opiniones y si logras una buena relación, estás en tu camino a la construcción de una amistad duradera profunda.

  4. Mantén una actitud positiva. Puedes elegir estar feliz o triste, acompañado o solo. Hay que acostumbrarse a tener una mentalidad positiva para ser consciente de tus pensamientos negativos. Cuando comienzas a pensar en forma negativa sobre algo, convierte ese pensamiento en torno a algo de lo que estés muy agradecido. Rodéate de influencias positivas, como una selección de música alegre, películas felices y textos espirituales que se alineen con tus filosofías ideales. Mientras más feliz eres, más fácil será sentirte agradecido de tus relaciones y vínculos.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por daniela laura arjones