Qué hacer para curar lesiones de hombro a causa de la lucha

La lucha es un deporte de alto impacto que retuerce el cuerpo en una variedad de posiciones. El giro constante y los lances frecuentes con fuerza contra la colchoneta causa lesiones de hombro en la mayoría de los atletas. Esto no es de sorprender, dado el hecho de que el hombro es la articulación que más se mueve en el cuerpo humano. Las lesiones de hombro relacionadas con la lucha común incluyen inestabilidad en el hombro, una condición en la que la articulación de la rótula se disloca en repetidas ocasiones desde la articulación de la rótula o solo se afloja. Los esfuerzos y los desgarres del tendón y en la red de músculos del hombro también pueden ocurrir. Consulta al médico para un diagnóstico y para que dirija el tratamiento de un hombro lesionado.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Analgésicos
  • Paquete de hielo
  • Cojín térmico
  • Bandas de resistencia
  • Pesas
  • Toalla para manos

Instrucciones

    Cómo aliviar lesiones de hombro a causa de la lucha

  1. Deja de luchar durante un tiempo después de haberte lesionado el hombro. Estas lesiones resultan del exceso de uso o de un trauma agudo que necesita tiempo y de rehabilitación para curarse. Quizá también restringir cualquier actividad diaria que incluya levantar los brazos por encima de la cabeza. Por lo general, el descanso es necesario hasta que el dolor se haya quitado por completo.

  2. Usa antiinflamatorios que no incluyan esteroides como acetaminofén o ibuprofeno para aliviar el dolor. Habla con tu médico antes de tomar alguno de estos medicamentos que no requieren receta médica, para asegurarte que sean seguros.

  3. Aplica bolsas de hielo o calor en tu hombro varias veces al día durante 20 minutos. Los paquetes fríos reducen la inflamación y eliminan el dolor, mientras que el calor afloja los músculos tensos.

  4. Realiza una serie de ejercicios una vez que el médico te dé la autorización. Un hombro lesionado a causa de la lucha puede sentirse tieso y el movimiento se puede ver limitado. Recuéstate en la cama con tu brazo lesionado colgando a un lado. Usando solo tu hombro y no tu cuello ni tu cabeza, mueve tu brazo de atrás hacia adelante en forma de péndulo. Muévelo lentamente lo más lejos que puedas del costado de la cama, sin que sientas dolor. Comienza con 15 segundos y continúa hasta cinco minutos.

  5. Fortalece tu hombro con pesas o bandas de resistencia que se aseguren firmemente debajo de cada pie. Mantente en posición recta con tus brazos en los costados. Cierra tus puños de manera que tus pulgares apunten hacia el piso. Levanta tus brazos lentamente manteniendo tus codos rectos hasta que estires tus brazos en forma de avión. Tus brazos y tu cuerpo formarán una T. Sostén tus brazos durante un momento y bájalos. Completa una serie de 20 repeticiones.

  6. Aumenta la fuerza de rotación interna para reducir el riesgo de que se vuelva a dar la lesión. Amarra una banda de resistencia a la pata de una mesa. Siéntate en la silla que esté a un lado de ésta, con tu lado lesionado lo más cerca posible de la banda. Pon una toalla de mano enredada entre tu brazo y tu tronco. Mantén la toalla en su lugar mientras jalas la banda de resistencia a través de tu pecho con la mano de tu lado lesionado.

Consejos y advertencias

  • La cantidad de peso que puedes manejar para los ejercicios de fuerza variarán de acuerdo al nivel de tu lesión y de la fuerza. Palo Alto Medical Foundation explica que si no puedes hacer 20 repeticiones, la pesa es demasiado pesada. Vuelve a intentar con una más ligera.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por karen angelica malagon espinosa