Culturismo antes del CrossFit

El Culturismo y el CrossFit son métodos de entrenamiento que parecen mundos aparte. Los culturistas se centran exclusivamente en el tamaño del músculo y sus niveles de grasa corporal, mientras que los CrossFitters se preocupan más por su desempeño en los entrenamientos de referencia, que combinan la fuerza, el poder, la aptitud y la velocidad de cardio. Sin embargo, sorprendentemente los dos se pueden mezclar.

Haciendo el cambio

El CrossFit se centra en ejercicios como el press de hombros, las sentadillas, peso muerto y dominadas, así como levantamientos olímpicos y ejercicios pliométricos explosivos. Estos ejercicios con barra y el peso del cuerpo son parecidos a muchas rutinas de culturismo, por lo tanto, un culturista será capaz de practicar CrossFit más rápido que alguien que empieza desde cero. Un buen ejemplo de esto es Josh Bunch, un culturista competitivo que hizo el cambio a CrossFit tanto como competidor y como entrenador. El culturismo era un reto, pero el CrossFit le proporcionó un nuevo enfoque, señala Bunch en una entrevista con el sitio web Athletic Build.

La mezcla de los Métodos

Los entrenamientos de culturismo y CrossFit no son excluyentes, puedes combinar ambas cosas al mismo tiempo. Los culturistas incluyen cardio en sus entrenamientos para ayudar a mantener la delgadez o para ayudarles a quemar más calorías para eliminar la grasa cuando se acerca un concurso. En lugar de trotar o usar las máquinas de cardio, puedes hacer CrossFit. Una corta sesión de cardio aguda después de tu sesión principal se conoce como un finalizador. Un finalizador de CrossFit típico después de tu entrenamiento de culturismo podría ser una superserie de sentadillas de arranque y flexiones de brazos, durante 21 repeticiones cada una, luego 15 repeticiones y luego nueve repeticiones, seguidas por cinco sprints de 100 metros con dos minutos entre cada uno de descanso, según lo recomendado por Sam Radetsky, entrenador en CrossFit West Santa Cruz.

Sentido correcto

Optar por un entrenamiento de CrossFit seguido de ejercicios de musculación es una receta para el desastre. Al realizar ejercicios cardiovasculares de alta intensidad en la forma de CrossFit antes de levantar grandes pesos, estarás agotando tus reservas de glucógeno muscular, lo que te drenará la energía. Al fatigar los músculos, te estás preparando para una lesión. Levante pesas primero, y luego pasa a la parte de CrossFit del entrenamiento, con pesos más ligeros y descansos cortos.

Lecciones de Aprendizaje

Los CrossFitters pueden aprender mucho de los culturistas, señala el entrenador de fuerza Chet Morjaria. Los entrenamientos de CrossFit no incluyen ejercicios de culturismo, como el press de banca o ejercicios de aislamiento, como el curl de bíceps, pero si quieres construir tu fuerza máxima y masa muscular, estos deben ser parte de su rutina. Tanto el culturismo como el CrossFit pueden ser un gran desafío, por lo que el balance de tu carga de trabajo es vital. Realiza de tres a cuatro ejercicios de culturismo por semana, con cada uno seguido por una sesión de ejercicios de CrossFit. Trata de mantener a tu tiempo total de gimnasio a menos de 75 minutos para evitar quemarte. Si te agotas, toma un descanso de 15 minutos después de tu trabajo de musculación y consume una proteína y una bebida de recuperación basada ​​en carbohidratos para darte un impulso de energía.

Más galerías de fotos



Escrito por mike samuels | Traducido por juan orduna