Cómo cuidar de la tendinitis

Ya sea que tengas codo de tenista, hombro de nadador o rodilla de saltador, la tendinitis restringe tus actividades favoritas. La tendinitis se produce cuando los tendones, el tejido fibroso que une los músculos a los huesos, se irrita por el exceso de uso o por una lesión. En muchos casos, la atención inmediata en casa puede aliviar la tendinitis y puedes regresar a tus actividades diarias.

Tómalo con calma

Si continúas haciendo la actividad que está lastimando tus tendones, el dolor sólo se agravará. Tómate un descanso de los deportes o tareas que requieren que utilices la zona afectada. Por ejemplo, si la tendinitis afecta tu hombro, intercambia nadar por caminar. Si el dolor es en la parte inferior de tu cuerpo, evita las actividades de alto impacto, como levantar pesas, correr o saltar. Tomarte un descanso de la actividad que te afecta permitirá que baje la inflamación, lo que reducirá el dolor causado por la tendinitis.

Ponte hielo

Utilizar compresas de hielo no sólo disminuye el dolor de la tendinitis, también ayuda a desinflamar el tendón afectado. Para obtener mejores resultados, aplica hielo el primer día de la tendinitis. Mantén el paquete en el lugar lesionado durante 10 a 15 minutos. Pon hielo en el área una vez o dos veces al día hasta que sientas una disminución en el dolor.

Alivia el dolor

Los analgésicos no esteroideos o AINE, como la aspirina o el ibuprofeno ayudan a aliviar el dolor de la tendinitis. Estos medicamentos también ayudan a disminuir la inflamación de los tendones lastimados. Aunque tomar una pastilla o dos puede hacerte sentir mejor, no reanudes las actividades que ocasionaron tu tendinitis hasta que no tengas dolor sin necesidad de tomar pastillas. Si las medicinas para el dolor te ocasionan malestar de estómago, los AINE tópicos también funcionan bien para aliviar la tendinitis. El paracetamol alivia el dolor, pero hace poco para reducir la inflamación.

Ve al médico

Si el dolor de la tendinitis no desaparece en una semana, ve al médico. Dependiendo de la ubicación de la tendinitis y la gravedad de tu caso, tu médico te presentará varias opciones de tratamiento. Las inyecciones de corticosteroides trabajan rápidamente para reducir la inflamación y proporcionan una opción de alivio del dolor si no puedes tomar AINE. Si tienes tendinitis recurrente o un caso severo que no desaparece, la terapia física ayuda a entrenar, estirar y fortalecer los músculos para evitar nuevos problemas. En casos extremos, se puede recomendar la cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por tammie painter | Traducido por mariana groning