Cómo cuidar de los suéteres de algodón

Los suéteres de algodón no requieren el mismo cuidado que la ropa de seda o cachemira y debido a esto son piezas versátiles que duran. Estos suéteres se pueden lavar a mano o a máquina. Sin embargo, puedes extender la vida de tu tejido de punto durante varios años y puedes evitar los problemas que generalmente afectan a los suéteres, como el estiramiento, la pelusa, perder pelo y color lavándolos en forma adecuada. El cuidado correcto de tus suéteres favoritos de algodón te ayuda a preservarlos y a mantenerlos más tiempo en el armario como una prenda que no te va a decepcionar.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cepillo de cerdas suaves
  • Detergente líquido
  • Toallas

Instrucciones

    Cuidado general

  1. Limpia tu suéter de algodón con un cepillo de cerdas suaves cuando no tienes tiempo de lavarlo. Pasa el cepillo a lo largo del suéter para quitar la pelusa, las migajas, el pelo de los animales y otros desechos.

  2. Coloca el suéter en la lavadora y luego ajusta la máquina para que realice un ciclo delicado en agua fría. Generalmente es seguro lavar los suéteres de algodón con otras prendas.

  3. Seca un suéter de algodón mojado con aire frío en un ajuste delicado de la secadora.

  4. Dobla el suéter y ponlo en un estante para almacenarlo. Colgar el suéter en una percha puede dañarlo al causar bultos y que se estire.

  5. Lava el suéter antes de almacenarlo durante un largo periodo de tiempo. Un suéter manchado atrae los insectos que pueden dañar el tejido.

    Lavado a mano

  1. Da vuelta el suéter de algodón. Sacúdelo sobre una pileta o sobre el cubo de basura para eliminar las partículas sueltas o los desechos.

  2. Llena una pileta o un cuenco con agua tibia y luego agrega unas pocas gotas de detergente líquido. Revuelve el agua y el jabón.

  3. Coloca el suéter en la pileta y déjalo en remojo durante 20 minutos. Esto ayuda a aflojar la suciedad y a quitar las manchas.

  4. Enjuaga el suéter bajo el agua corriente hasta que la espuma desaparezca. Mientras lo enjuagas, sostén el suéter desde la parte inferior para evitar que se estire.

  5. Extiende el suéter sobre una toalla. Envuelve la toalla alrededor del suéter y presiónala suavemente para que absorba el agua.

  6. Coloca el suéter en una toalla seca. Si se ha estirado y ha perdido la forma, alísalo con las manos en un intento de devolverle la forma original.

  7. Espera a que el suéter se seque durante toda la noche en una toalla, dalo vuelta y alísalo del otro lado en la misma forma en que lo has hecho en la parte frontal. Espera a que el suéter se seque completamente antes de usarlo o almacenarlo.

Consejos y advertencias

  • Si el suéter no es del 100 por ciento de algodón tal vez debas alterar ligeramente la forma de cuidado. Revisa la etiqueta del suéter en busca de instrucciones específicas de lavado.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por alejandra prego