Cuidados faciales para chicos adolescentes

Escrito por chance henson | Traducido por diana i. almeida
Los limpiadores para la piel previenen los brotes.

La piel de un chico puede ser su mejor amiga o su peor enemiga. Muchos adolescentes se sienten atormentados por problemas de la piel como acné, irritación, inflamación y descamación. Sin embargo, la doctora Philina Lamb del Grupo Médico de la Universidad de California indica que el 85% de los adolescentes padece acné. La clave para tratar los brotes de la piel es tomar medidas preventivas con técnicas apropiadas de limpieza. Recuerda lavar tu cara cada mañana y después de hacer ejercicio, ya que el sudor puede causar los brotes.

Lávate las manos con regularidad con agua caliente y jabón suave. Lava la zona entre tus dedos y debajo de las uñas para evitar transferir suciedad y bacterias a tu cara. Trata de resistir a la tentación de tocar tu cara y evítalo especialmente cuando tus manos están sucias.

Rocía agua templada en tu cara hasta que se humedezca.

Coloca una porción del tamaño de una moneda del jabón o limpiador facial en la palma de tu mano. Utiliza un limpiador a base de crema para piel seca o uno que contenga ácido glicólico o salicílico para tratar la piel grasosa.

Con la yema de tus dedos esparce el limpiador por tu piel y masajea con movimientos suaves y circulares para formar espuma. Masajea el limpiador por toda tu cara hasta la línea del cabello, alrededor de los ojos y debajo de la línea de la mandíbula.

Remueve el limpiador de tu cara con agua templada y da golpecitos para secarte con una toalla limpia y seca.

Coloca una porción del tamaño de una moneda del limpiador en las palmas de tus manos, frota tus palmas y masajea el producto en tu piel. Utiliza un hidratante libre de aceites si tu piel es de tendencia grasosa. Elige un hidratante que contenga glicerina o dimeticona para piel seca.

Consejo

Tallar tu cara puede dañar e irritar tu piel. Con un masaje suave aplica los productos en tu piel y evita utilizar materiales abrasivos como esponjas o toallas.

Lava tu cabello y báñate con frecuencia para evitar los brotes corporales y el acné en la cara.

Si tu acné sigue siendo un problema, consulta al médico para un tratamiento alternativo.

Advertencias

No trates de reventar los granos o de pinchar tu piel, pues te puedes causar infecciones o cicatrices.