Cuidados y ejercicios postoperatorios para una fractura de cadera

Las fracturas de cadera normalmente ocurren como resultado de un traumatismo directo a la cadera, una caída (especialmente en los ancianos), el estrés repetitivo en esa zona o como resultado de enfermedades como la osteoporosis y algunos tipos de cáncer. Cuando decimos que una cadera se fractura, nos referimos a una lesión en la parte superior del fémur. El tratamiento principal para las fracturas de cadera es quirúrgico. Para lograr una recuperación completa es muy importante que sigas los cuidados postoperatorios y realices ejercicios de fortalecimiento.

Auto cuidado

Después de una cirugía para fractura de cadera, muchos pacientes deben tomar medicamentos anticoagulantes durante seis semanas para reducir el riesgo de formar un coágulo. Estos medicamentos pueden ser tomados en pastillas o aplicados mediante inyecciones. Toma tus medicamentos según fueron prescritos por tu cirujano. Puede ser que también te den medias de compresión para reducir el riesgo de formar coágulos. Evita conducir hasta que tu cirujano lo autorice, nunca conduzcas si estás tomando analgésicos narcóticos. Ponte de pie y camina por tu casa, el movimiento ayudará a disminuir el dolor.

Cuidado de la herida

Es importante cuidar tu herida quirúrgica para prevenir infecciones. Es probable que tu cirujano te cite a una consulta de seguimiento dos semanas después de la cirugía para remover tus suturas o grapas. Evita sumergir tu herida en agua (como al tomar un baño de tina o nadar) antes de tu consulta de seguimiento. Después de una semana podrás tomar una ducha. Revisa a diario tu herida para detectar datos de infección como enrojecimiento, secreción o dolor. Si notas alguno de estos síntomas, contacta a tu médico de inmediato. Evitar aplicar cremas y lociones en el sitio de tu herida.

Flexión de cadera

Después de la cirugía es importante que comiences a realizar ejercicios de fortalecimiento siempre y cuando los apruebe tu cirujano. Los ejercicios de flexión de la cadera pueden ayudarte a fortalecer e incrementar el rango de movimiento de tu cadera. Ponte de pie con tus manos sobre una silla o un mostrador para equilibrarte. Tu espalda deberá estar recta y tus pies separados la misma distancia que tus hombros. Levanta tu rodilla lentamente tan alto como puedas de forma cómoda. Para hacerlo, aprieta los músculos de tu muslo; sentirás un estiramiento al frente de tu cadera. Mantén esta posición durante 10 segundos. Descansa y haz 10 repeticiones, dos veces al día.

Abducción de cadera

Los ejercicios de abducción de cadera te ayudarán a restaurar el movimiento y la fuerza de tu cadera. Colócate de pie con tu cadera sana al lado de una mesa o silla y apóyate en ella. Debes estar de pie con la espalda recta y tus pies separados la misma distancia de tus hombros. Lentamente estira hacia afuera tu pierna lesionada. Mantén la rodilla estirada y permite que tu pie vea hacia afuera. Aprieta los músculos del muslo conforme elevas tu pierna, levántala tan lejos como te sea posible. Mantén esta posición durante dos segundos. Descansa y repite. Realiza dos sets de 10 repeticiones cada uno.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por karly silva