Cuidados de un dedo enyesado

Los médicos utilizan férulas y yesos para el tratamiento de fracturas.

Los médicos enyesan o ponen férulas a los dedos para una variedad de condiciones ortopédicas y reumatológicas. Los yesos y férulas pueden inmovilizar una fractura, lo que le permite sanar, y también pueden ser utilizados para asegurar una extremidad a raíz de una intervención quirúrgica. Los yesos normalmente se construyen a partir de fibra de vidrio o yeso. La fibra de vidrio es más ligera y por lo general más duradera, pero el yeso puede ser moldeado más fácilmente que la fibra de vidrio y es menos costoso.

Para el cuidado de un yeso, mantenlo limpio y seco. Evita lavar los dedos si se encuentran en un yeso, ya que aumenta el riesgo de mojarse. Resiste la tentación de aliviar la picazón, colocando talco, desodorante o incluso un gancho de ropa interior de tu yeso. Trata de evitar que la suciedad se introduzca en el yeso también. Si algo le entra al yeso, o si se moja, no lo remuevas por tu cuenta. Llama a tu médico para que cmabie el yeso.

Inspecciona regularmente el deterioro tanto del yeso como de la piel. Comunícate con tu médico si notas grietas o daños en el yeso o si hay evidencia de irritación en la piel, sobre todo si tu piel se ve pálida o descolorida. Nunca tires del relleno del interior de tu yeso, ya que esto puede provocar asperezas lo que, a su vez, puede conducir a úlceras en la piel o irritación.

Las férulas son fabricadas de plástico, fibra de vidrio o yeso. A diferencia de los yesos, las férulas no se ajustan por completo alrededor de la extremidad lesionada. En cambio, apoyan al menos una superficie de la extremidad lesionada. Las férulas pueden ser prefabricados o por encargo. Las férulas también deben mantenerse secas y limpias.

Debido a que las extremidades se pueden hinchar cuando se colocan por primera vez las férulas o yesos ambos pueden reposicionarse en el dedo. El dedo reducirá su tamaño a medida que baja la hinchazón o debido a la atrofia muscular, que es una disminución en el tamaño del músculo debido al desuso. Si el yeso o la férula se mueve, puede crear puntos de presión en la piel y causar daño tisular.

Foto: Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por gregory waryasz, md, cscs
Traducido por maría dolores meade