¿Por qué me cuesta perder peso en los muslos?

Todo el mundo tiene áreas problemáticas cuando se trata de perder peso. Para muchas mujeres, esta área a menudo es el muslo. Esto es al menos en parte debido a la genética, pero la edad, el método de pérdida de peso y las mesetas también pueden conducir a problemas de pérdida de peso en los muslos.

Genética

La genética es probablemente el mayor culpable de por qué tienes dificultad para perder peso en los muslos. Los genes determinan el patrón de tu aumento de peso, y lo mismo se puede decir de la pérdida de peso. Si tienes tendencia a aumentar de peso alrededor de los muslos, en primer lugar, perder peso en esta área del cuerpo puede llegar a ser difícil. De acuerdo con el American Council on Exercise, cualquier zona del cuerpo donde se ganas peso en primer lugar es a menudo el último lugar en que lo pierdes. Con el tiempo, y un poco de paciencia, es probable que reduzcas el tamaño de tus muslos.

Edad

La edad también puede jugar un papel importante en tu capacidad para perder peso en los muslos. A medida que envejeces, tiendes a perder masa muscular. Como el músculo quema más calorías que la grasa, la pérdida de masa muscular reduce necesidad de calorías de tu cuerpo, por lo que las tácticas utilizadas anteriormente para bajar de peso ya no te proporcionan los mismos resultados. Es posible que tengas que reducir aún más el consumo de calorías o aumentar tu nivel de actividad física para disminuir tus muslos.

Método

Además de la genética y la edad, otro posible factor que contribuye a tu problema es el método que utilizas para perder peso. Si dedicas todo tu tiempo y atención a trabajar las piernas, podrías desarrollar músculo y no quemar tantas calorías como piensas. Según el American College of Sports Medicine, no hay manera de reducir una sola área específica del cuerpo. Las sentadillas, estocadas y doblar las piernas, pueden fortalecer y tonificar los músculos, pero estas actividades no queman calorías de la manera que lo hace el cardio. Es necesario generar un déficit de 3,500 calorías para perder una libra de grasa. En lugar de centrarte únicamente en los ejercicios del tren inferior, aumenta la actividad aeróbica y reduce tu consumo de calorías.

Meseta

Durante la pérdida de peso, todos eventualmente llegan a lo que se conoce como una meseta. A medida que pierdes peso, tu cuerpo requiere cada vez menos calorías para funcionar. Si continúas con el mismo consumo de calorías y régimen de ejercicio, comienzas a encontrar un equilibrio entre las calorías que ingresas y las que pierdes. Esto significa que consumes la misma cantidad de calorías que estás gastando, lo que hace que dejes de perder peso, por eso es difícil perder esas últimas libras.

Más galerías de fotos



Escrito por dana severson | Traducido por maría florencia lavorato