¿Porqué el cuerpo necesita más oxígeno cuando haces ejercicio?

Cuando haces ejercicio, aumenta tu frecuencia respiratoria. Esto es así independientemente de si se haces ejercicio por métodos estacionarios tales como levantamiento de pesas, o por un método de viajar como correr o andar en bicicleta. Es evidente que un cuerpo activo necesita más oxígeno que un cuerpo que está en reposo. La razón de esto radica en los complejos procesos químicos en tus músculos y tu circulación sanguínea.

Incrementan los requerimientos de energía

Tu cuerpo necesita oxígeno todo el tiempo. El oxígeno y la glucosa son los bloques de construcción básicos de energía de tu cuerpo. Se les pide que hagan que tu corazón bombee sangre, para mantener a tus pulmones inhalando y exhalando, y para permitir que todos los demás órganos y células funcionen. Cada una de estas actividades utiliza energía que debe ser reemplazada en parte al tomar más oxígeno. Cuando haces ejercicio, los músculos se mueven más vigorosamente que cuando estás en reposo. Su tasa metabólica aumenta. Necesitan más energía, por lo que producen más de la molécula ATP de energía química. Necesitas oxígeno para producir ATP, así que cuanto más ATP produces, más oxígeno necesitas.

Se reducen las reservas de oxígeno en la sangre

El oxígeno llega a los músculos y a otras partes del cuerpo a través de tu torrente sanguíneo. El oxígeno se disuelve en el plasma, donde la mayor parte de él --alrededor del 98,5%, de acuerdo a los materiales del curso de Biología 301 en la Universidad del Este de Kentucky--, se adhiere a las moléculas de hemoglobina. Mientras estás descansando, sólo un 20% a 25% de las moléculas de hemoglobina le da oxígeno a los tejidos. Una gran cantidad de oxígeno permanece en el torrente sanguíneo en reserva. A medida que comienzas a hacer ejercicio, se utilizan estas reservas, y la saturación de oxígeno en la hemoglobina de la sangre desciende bruscamente. Necesita tomar más oxígeno para compensar esta pérdida, y cumplir con la creciente necesidad de oxígeno de tu cuerpo.

Disminución de la presión parcial

La presión parcial de oxígeno, o PO2, se refiere a la presión individual ejercida por el oxígeno en una mezcla de gases o sustancias. Como el oxígeno sale del torrente sanguíneo e ingresa a los tejidos, el PO2 de tu torrente sanguíneo disminuye. En los niveles más bajos de PO2, las células rojas de la sangre producen más de una sustancia llamada 2,3-difosfoglicerato. El aumento de la presencia de esta sustancia ayuda a modificar la estructura de la hemoglobina de manera que ceda su oxígeno más fácilmente.

El efecto Bohr

La liberación más rápida del oxígeno de la hemoglobina, descrita también como un nivel de saturación baja de oxígeno en la hemoglobina, es impulsada por otras condiciones en un cuerpo que está haciendo ejercicio. A medida que tus músculos producen ATP extra, la unidad básica de energía, también producen productos de desecho. Estos son principalmente dióxido de carbono, o CO2, y los iones de hidrógeno, o H+. Cristiano Bohr descubrió en 1904 que el aumento de las concentraciones de estas sustancias estimulan a la hemoglobina para que libere moléculas de oxígeno. Este principio, el efecto Bohr, facilita a los músculos que se están ejercitando y a otros tejidos activos para que extraigan el oxígeno de la sangre en mayor cantidad; pero también significa que necesitas reponer tus suministros de oxígeno mucho más rápidamente.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole leboeuf-little | Traducido por francisco roca