¿Puedo cubrir mis dedos de los pies doloridos al correr?

El correr pone una gran cantidad de impacto a nuestros pies. Los dedos del pie actúan como trampolines, transfiriendo el movimiento de la planta del pie para impulsarnos del suelo y absorbiendo el impacto. El dolor, la hinchazón, el entumecimiento y la sensación de hormigueo en los dedos de los pies son experiencias comunes para los corredores experimentados. Cubrirse los pies del pie con cinta adhesiva, curitas o almohadillas de gel pueden prevenir las ampollas y los puntos calientes. Los calcetines y el calzado también deben encajar correctamente; tamaños más grandes o más pequeños pueden constreñir o rozar los dedos del pie.

Ampollas

La fricción a menudo provoca puntos calientes (parches de piel rojos y calientes) y ampollas en tus pies y dedos. Las ampollas dolorosas y potencialmente debilitantes, exigen atención tan pronto como te sea posible. Continuar corriendo con ampollas aumenta su tamaño y tu riesgo de infección. Ponerte cinta o envolverte los dedos del pie con vendajes atléticos o la piel de topo, pueden evitar rozaduras asociadas con las ampollas. Puedes envolver todos los dedos o simplemente aquellos propensos a las ampollas. Si ya se formó una ampolla, límpiala correctamente antes de envolverla. Verifica el ajuste de tu calzado y de los calcetines; demasiado o muy poco espacio en cualquiera puede provocar rozaduras.

Uñas doloridas

Mientras que corres, tus dedos de los pies se impulsan en tus zapatos, presionándose contra la parte frontal de la zona de los dedos, o el área del dedo del pie en el zapato. La carrera de resistencia aumenta la presión en los frentes de los dedos del pie, resultando a menudo en uñas doloridas o descoloridas. Según Jeff Galloway, autor de varios libros de carreras, incluido "Galloway's Book on Running", las uñas moradas son comunes en un entrenamiento de maratón o cada que aumentas tu kilometraje de manera significativa. Éstas son provocados por la presión repetida y puedes evitarlas al garantizar que tus dedos tengan suficiente espacio en tu calzado. Ponerles cinta o envolverlos con cinta adhesiva gruesa o almohadillas de gel pueden darte una cómoda amortiguación; sin embargo, también puede limitar el espacio en tu zapato, lo que agravará los síntomas.

Calcetines para el dedo del pie

En lugar de envolverte los dedos cada sales a correr, considera invertir en calcetines que tienen están hechos con dedos individuales para el pie. Disponibles en tiendas para correr y en línea, estos calcetines proporcionan una barrera entre los dedos para evitar roces entre ellos y las ampollas posteriores. También son más delgados que las capas de cinta, reduciendo el grosor que puede contribuir a la presión sobre los dedos de los pies.

Precauciones y consideraciones

Cuando eliges envolver tus dedos del pie, ten en cuenta que los pies se hinchan con el calor. Envolverlos con demasiada fuerza puede restringir la circulación y provocar una posible lesión. También ten en cuenta el clima cuando selecciones el calzado y los calcetines. Dado que los pies aumentarán de tamaño durante una carrera en un clima cálido, garantizar que los calcetines y el calzado se adapten a este cambio es importante. Si la mayoría de tus carreras se llevan a cabo en climas cálidos, considera comprar calzado una media talla más grande para mantener cómodos tus dedos del pie y pies.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por ana karen salgado beltrán