Cuatro etapas de ejercicios

Las etapas de tu sesión de ejercicios deben incluir el pre-calentamiento, el acondicionamiento y el aplacamiento. Algunas personas prefieren agregar elongación como una cuarta etapa, separándolo de las etapas de pre-calentamiento y aplacamiento. Cada una de estas etapas posee un rol importante al momento de ayudar a alcanzar tus objetivos para estar en forma, mientras que mantiene tu salud y seguridad. Las etapas que proporcionan tiempo para preparar tu cuerpo y tiempo para que tu cuerpo se recupere son tan importantes como el ejercicios que eliges para la mayor parte de tu sesión.

Elongación

La elongación o las actividades con rango de movimiento, se pueden realizar a medida que realizas la etapa de pre-calentamiento o luego de esta. Realiza algunas elongaciones antes de tu pre-calentamiento ligero al estirar todos tus principales grupos musculares durante 10 minutos. Estira y relaja los músculos lentamente y suavemente sin sacudir o rebotar y mantén cada elongación para permitir el fortalecimiento de los músculos y los tendones.

Pre-calentamiento

La etapa de pre-calentamiento del ejercicio prepara a tu cuerpo para la actividad de la etapa de condicionamiento del ejercicio. Pre-calentar antes de comenzar el ejercicio permite que tu cuerpo se ajuste de manera gradual a la demanda en aumento de tu corazón, músculos, respiración y circulación. Los pre-calentamientos también aumentan lentamente la temperatura de tu cuerpo, mejorar la flexibilidad y te protegen de cualquier tipo de lesión y dolor de músculos. Los pre-calentamientos incluyen actividades aeróbicas moderadas, tales como caminar lentamente durante cinco a diez minutos o una versión moderada de tu ejercicio de condicionamiento, y se debe basar en tus características físicas y en tu actividad de acondicionamiento. Para un entrenamiento de fuerza, calienta el cuerpo moviendo tus articulaciones y músculos.

Acondicionamiento

Durante la etapa de acondicionamiento, realizas ejercicios que producen beneficios físicos, tales como quema de calorías, tonificación o fortificación de los músculos. Puedes elegir un ejercicio aeróbico, como nadar o utilizar un entrenador elíptico, o puedes levantar pesas, realizar entrenamiento de circuitos en máquinas de peso o practicar un deporte de alta intensidad como fútbol o básquet.

Enfriamiento

La etapa de enfriamiento termina tu sesión de ejercicios con tiempo de recuperación para tu cuerpo. El enfriamiento implica que te sigas moviendo luego de terminar la etapa de acondicionamiento. Los movimientos de enfriamiento deben permitir que tu ritmo cardíaco, presión sanguínea y temperatura corporal vuelvan lentamente a la normalidad. Una disminución gradual en la actividad física, como caminar lentamente, es una buena manera de enfriarse. También puedes realizar algunos movimientos de elongación en esta etapa.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por melisa lazarte