Las 4 etapas de las alergias

Las alergias afectan a diversas personas sensibles al polen y otros alérgenos.

La mejor manera de prevenir una reacción alérgica es identificar la sustancia que la provoca y evitar su "activación" de la mejor manera que sea posible.

Si tienes fiebre del heno, los síntomas no tardarán mucho en aparecer después de inhalar una mínima cantidad de polen. Se tarda sólo unos minutos en que la nariz empiece a escurrir y los estornudos (y tal vez las sibilancias) comiencen. Los alergistas llaman a estas "reacciones de tipo I" o "reacciones de hipersensibilidad inmediata". Las reacciones alérgicas al polen, a la caspa de los animales, a las esporas de moho, a los ácaros del polvo y a otros alérgenos comunes son el resultado de una serie de respuestas de tu sistema inmune. El Health System de la Universidad de Pennsylvania divide este tipo común de reacción alérgica en cuatro etapas.

Etapa Uno: sensibilización

Nadie nace con alergias. En cambio, el primer paso en el camino hacia el desarrollo de una alergia se produce cuando una persona propensa a las alergias entra en contacto con lo que normalmente es una sustancia inocua, como el polen de la planta.

A menudo, tales alérgenos primero entran en contacto con las membranas mucosas en la nariz o con otra parte del sistema respiratorio. Las células inmunes llamadas células plasmáticas responden a la presencia del polen o de otro alérgeno formando un anticuerpo llamado inmunoglobulina E (IgE). La molécula de IgE reconoce específicamente al antígeno.

Etapa Dos: listo y esperando

Los anticuerpos IgE se adhieren a las células del sistema inmunitario que se encuentran en los tejidos de las vías respiratorias, del tracto gastrointestinal y la piel. Estas células inmunes unidas al tejido son llamadas mastocitos. Los anticuerpos IgE también se adhieren a las células inmunes llamadas basófilos en la sangre. Los mastocitos y los basófilos están equipados con moléculas de IgE que reconocen específicamente un antígeno particular. Estas moléculas no hacen nada hasta que inhalas o ingieres o entras en contacto con ese antígeno en particular de nuevo.

Así que, en esencia, tu cuerpo recibe el alérgeno y se prepara para que entre de nuevo. Para las personas alérgicas a los alérgenos comunes, esto normalmente se produce en cuestión de segundos al primer contacto.

Etapa Tres: la batalla

Tan pronto como te veas expuesto al polen otra vez, los anticuerpos IgE unidos a las células inmunitarias se pegarán al alérgeno. Esta unión le señala a los mastocitos y a los basófilos que respondan como si un intruso peligroso hubiera invadido tu organismo. Las células arrojan más de 30 sustancias químicas, incluyendo la histamina.

Estas sustancias químicas producen inflamación, hinchazón, picazón, enrojecimiento y otros síntomas de las alergias comunes.

Etapa Cuatro: fase tardía

Algunas personas muestran una respuesta retardada o una "fase tardía" de su reacción alérgica, entre cuatro a 24 horas después de la tercera fase. En el caso de estas personas, hay otros tipos de células del sistema inmune que se trasladan hacia los tejidos afectados de la tercera fase. Estas células blancas de la sangre parecen ser atraídas por algunas de las sustancias químicas liberadas por los mastocitos y los basófilos.

Por desgracia, los últimos visitantes pueden lanzar su propia serie de productos químicos que pueden dañar los tejidos cercanos y perpetuar la reacción alérgica.

Prevenir la reacción

La mejor manera que tienes para prevenir una reacción alérgica es identificar la sustancia que la provoca y evitar su "activación" de la mejor manera posible.

Si esto no fuera posible, un especialista en alergias puede recetarte medicamentos que pueden aliviar los síntomas. También puedes eliminar o reducir la severidad de tu reacción alérgica recibiendo una inmunoterapia, que es una serie de inyecciones que se realizan a lo largo de unos pocos años para desensibilizar el sistema inmune ante un alérgeno específico.

Sobre el autor

Boyan Hadjiev, MD, es un médico con cinco años de ejercicio de la profesión. Posee una doble certificación en medicina interna (2003) y en alergia e inmunología (2005).

El Dr. Hadjiev se graduó de la Universidad de Michigan con una licenciatura en biología y un MD de la Facultad de Medicina de la Cleveland Clinic-Case Western Reserve.

Foto: Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por dr. boyan hadjiev
Traducido por javier enrique rojahelis busto