Las cuatro condiciones que favorecen el crecimiento bacteriano

Las bacterias pueden proliferar bajo condiciones muy diferentes, es por esto que se pueden encontrar casi en cualquier parte. Aunque las bacterias son buenas para adaptarse a los ambientes en los que están, hay ciertas condiciones que promueven el crecimiento bacteriano más que otras. Estas condiciones incluyen temperatura, humedad, oxigeno y pH. Al conocer y evitar estas condiciones óptimas se puede ayudar a prevenir el crecimiento de bacterias, las infecciones bacterianas y la intoxicación alimentaria.

Las temperaturas cálidas

Las bacterias prosperan en temperaturas cálidas, especialmente en aquellas cercanas a la temperatura corporal. Es por eso, que el cuerpo humano proporciona un ambiente ideal para el crecimiento de cualquier tipo de bacteria. Sin embargo, algunas cepas de bacterias pueden proliferar a temperaturas menores o mayores. Ya que la temperatura es crucial para el crecimiento de cualquier especie de bacteria, se debe manipular adecuadamente los alimentos para evitar la intoxicación. En la mayoría de los casos, aunque no en todos, refrigerar o congelar los alimentos es suficiente para evitar el crecimiento de las bacterias que causan enfermedades, como el estafilococo. Cocinar minuciosamente las carnes a la temperatura interna correcta también es importante para matar las bacterias nocivas, tales como la Salmonella y E. coli, que pueden estar presentes en los alimentos.

Húmedad

Las bacterias necesitan agua para crecer y mueren si no tienen una fuente de agua. Las zonas húmedas son particularmente propensos a la proliferación de bacterias, tales como baños y cocinas. El contenido de agua en los alimentos también proporciona un entorno excelente para que crezcan las bacterias. Algunos alimentos se pueden liofilizar, lo que elimina la mayor parte del agua y permite que se puedan almacenar por más tiempo sin que crezcan bacterias. Los tejidos húmedos en el cuerpo, tales como la boca y la nariz, proporcionan una excelente fuente de humedad para las bacterias y son particularmente propensos al crecimiento bacteriano.

Oxígeno

La presencia de oxígeno puede afectar mucho en el crecimiento bacteriano. Aunque algunas bacterias pueden sobrevivir sin oxigeno, muchos tipos de bacteria requieren de oxígeno para crecer. Es por esto que muchos alimentos en el mercado están sellados al vacío. Una vez que abres el producto y rompes el sello, la exposición al medio ambiente y el oxígeno limita la vida útil del producto antes de que se eche a perder. Mantener los alimentos adecuadamente sellados mientras están almacenados es una buena medida preventiva contra el crecimiento de bacterias, ya que limita la cantidad de oxígeno. También es importante sellar de manera apropiada al hacer conservas caseras por razones similares.

pH ambiental

El pH de un ambiente, es la medida de su acidez o alcalinidad, es importante para el crecimiento bacteriano. La mayoría de las cepas de bacterias prefieren proliferar en condiciones con pH neutro, similar al del cuerpo humano. Sin embargo, algunas cepas pueden subsistir en condiciones levemente más ácidas o más alcalinas. Por lo general, las soluciones de limpieza son altamente ácidas o básicas, lo que mata a las bacterias, porque no pueden sobrevivir en estas condiciones extremas de pH. La acidez de los alimentos también es importante para el crecimiento bacteriano. Normalmente, los alimentos más ácidos se pueden almacenar durante más tiempo sin estropearse. Los agentes conservantes que aumentan la acidez de los alimentos se añaden comúnmente para ayudar a prevenir el crecimiento de bacterias y permiten almacenarlos por más tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por noelle thompson | Traducido por mariajose mansilla