En cuánto tiempo se eliminan 300 calorías

La cantidad de tiempo que lleva quemar 300 calorías dependerá de la actividad que hagas, de la intensidad de la actividad y de tu contextura. Las personas de contextura grande queman 300 calorías más rápido que las de contextura pequeña. Y movimientos de intensidad mayor también ayudarán a lograr la quema con mayor rapidez. Siempre consulta a tu médico antes de comenzar cualquier régimen de actividad física.

En el gimnasio

La mayoría de las sesiones de gimnasia queman 300 calorías en aproximadamente una hora (algunas incluso antes). Camina en la cinta elíptica a un ritmo de 3,5 mph y quemarás 300 calorías en una hora si pesas 155 libras. Te llevará un poco menos de tiempo si pesas más y poco más de una hora si pesas menos. Podrás quemar esas calorías en aproximadamente 30 minutos si tomas tu ritmo a un trote de 5,2 mph. Velocidades mayores quemarán las calorías en menos de 30 minutos. La mayoría de las máquinas de actividad cardíaca, incluyendo las bicicletas fijas, los entrenadores elípticos y los remeros te permiten quemar 300 calorías en aproximadamente 30 minutos si entrenas a una intensidad moderada. Con el levantamiento de pesas, requieres unos 75 a 90 minutos para quemar 300 calorías, pero este método aporta numerosos otros beneficios como un mejoramiento de la masa muscular, una mejor coordinación y mayor salud ósea.

Vida diaria

El gimnasio no es el único lugar en el que quemas calorías. Tu cuerpo está en constante movimiento para promover las funciones básicas como el bombeo de sangre y la respiración. De todos modos, las calorías que quemas para estas funciones son mínimas. Una persona de 155 libras debe esperar unas cinco horas y 20 minutos para quemar 300 calorías si está sentado y mirando televisión. Una persona de 185 libras debe sentarse a mirar unas cuatro horas y media de programación. Levántate y juega con tus hijos, haz algún tipo de limpieza pesada o corta el césped y quemarás 300 calorías en menos de una hora.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por eliana caruso