¿Cuánto ejercicio hacer para disminuír la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina es un trastorno del sistema endocrino del cuerpo que afecta a 80 millones de estadounidenses, de acuerdo con la American Academy of Family Physicians. El tratamiento consiste principalmente en cambios de estilo de vida, incluyendo el ejercicio. No tienes que correr maratones para disminuir o revertir la resistencia a la insulina, es sólo importante que realices algún tipo de actividad física.

Identificación

Si tienes resistencia a la insulina, los músculos, las células de grasa y el hígado del cuerpo no responden normalmente a la insulina. Esto requiere que el páncreas produzca más insulina para ayudar a la glucosa entre en las células, donde es usada como energía. El exceso de glucosa se acumula en la sangre y puede conducir a la diabetes. Aunque a menudo no hay síntomas, es posible que tengas una afección llamada acantosis nigricans, que causa manchas oscuras de la piel en varias partes de tu cuerpo. La resistencia a la insulina se puede diagnosticar con una prueba llamada la técnica de clamp euglucémico insulina o tomando lecturas de los niveles de insulina en ayunas.

Significado

Si no se trata, la resistencia a la insulina puede causar no sólo la diabetes, sino también la obesidad, el colesterol alto y enfermedad cardiovascular. Aunque los expertos creen que la genética puede hacerte más susceptible a la enfermedad, el sobrepeso y el sedentarismo también aumentan el riesgo, según National Institutes of Health. La actividad física regular, como caminar todos los días, puede disminuir considerablemente la resistencia a la insulina.

Punto de vista experto

Un estudio de la University of South Carolina School of Public Health dirigido por EJ Mayer-Davis siguió a casi 1.500 pacientes durante un año que se ejercitaron cinco veces a la semana. Los resultados, publicados en “The Journal of the American Medical Association”, en marzo de 1998 encontró que el aumento de la participación en cualquier actividad, non vigorosa o vigorosa, se asoció con una disminución significativa de los niveles de sensibilidad a la insulina. En junio de 2007, Simon Schenk y Jeffrey Horowitz de la University of Michigan informaron en "The Journal of Clinical Investigation", que una sola sesión de ejercicio en una caminadora mejoró notablemente la sensibilidad a la insulina en mujeres obesas sanas, reduciendo el metabolismo de los ácidos grasos tóxicos y también llevó a un aumento de todo el cuerpo en la oxidación de ácidos grasos durante al menos 16 horas después. Los investigadores concluyeron que el ejercicio regular puede ayudar a reducir la resistencia a la insulina en las personas obesas.

Prevensión y solución

Los National Institutes of Health señala que el Diabetes Prevention Program y otros grandes estudios han demostrado que si las personas con resistencia a la insulina cortan la grasa y la ingesta de calorías y aumentan su actividad física cinco días a la semana, se puede retrasar o evitar por completo la aparición de la diabetes e incluso ver sus niveles de glucosa en la sangre volviendo a la normalidad. La American Academy of Family Physicians dice que incluso la actividad física moderada durante 30 minutos al día puede disminuir considerablemente la resistencia a la insulina.

Precauciones

Debes consultar con tu médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios. La Mayo Clinic recomienda la evaluación de tu nivel de condición física primero, dando tiempo para la recuperación entre sesiones y rompiendo tus entrenamientos en sesiones más cortas, más frecuentes si es necesario. Deja de hacer ejercicio si sientes dolor, dificultad para respirar, mareos o náuseas.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por verónica sánchez fang