¿Cuánto caminar equivale a correr?

Caminar y correr son raramente equivalentes en términos de calorías consumidas e impacto en tu cuerpo. La búsqueda de equivalencias entre los dos ejercicios depende del andador o corredor. Si bien ambos son grandes entrenamientos, tus metas y habilidades determinan qué ejercicio es más adecuado para ti. Entender la física detrás de cada uno te ayudará a medir la cantidad de caminar que es equivalente a correr para tu cuerpo.

Física Básica

Cuando todos los demás factores son iguales, correr quema más calorías que caminar, porque tu cuerpo consume más energía. Costanza Sol, con el Department of Exercise Science and Wellness Education at Florida Atlantic University, define correr como un pequeño salto desde un pie a otro. A pesar de que propulsas el mismo peso del cuerpo sobre la misma distancia para caminar y correr, al caminar, el cuerpo utiliza menos oxígeno, ya que requiere de menos energía para trabajar contra la gravedad. Esto significa que tienes que caminar largas distancias para gastar tanta energía como lo haces cuando corres.

Calorías

La revista The American College of Sports Medicine "Medicine and Science in Sports and Exercise" informa cómo calcular la quema de calorías equivalente entre caminar y correr. Si caminas de 3 a 5 mph, tu quema de calorías es igual a tu peso corporal multiplicado por 0,30 por cada milla. Cuando corres, la quema de calorías es igual a tu peso corporal multiplicado por 0,63 por cada milla. Una persona de 150 libras quema 45 calorías caminando una milla y 94,5 calorías corriendo una milla. Según esta norma, en todos los pesos corporales, hay que caminar 2,1 veces la distancia para quemar la misma cantidad de calorías que al correr.

Impacto

El impacto global de caminar y correr no es equivalente en todas las medidas. Según Sol, al correr en cada zancada expones tu cuerpo a una fuerza de dos a tres veces tu peso corporal. Un corredor de 150 libras soporta aproximadamente 60 a 90 toneladas de fuerza en cada pie durante una milla, arriesgando la rodilla y otras lesiones por el esfuerzo inferior del cuerpo. Caminar, en comparación, es un ejercicio de bajo impacto. La Mayo Clinic señala que tiene menos probabilidades de causar lesiones a otros tipos de ejercicio. Es una apuesta segura para los que realizan rehabilitación o los que no quieren correr el riesgo de lesionarse.

Velocidad

Tu velocidad cambia la fórmula anterior. Los individuos tienen una velocidad de transición preferida, la velocidad a la que se te hace más fácil correr que caminar. Los investigadores de The Zinman College of Physical Education and Sport Sciences encontraron que la velocidad de transición preferida por la mayoría de la gente está sobre los 7 mph. Si caminas más rápido que la velocidad de transición preferida, quemas más calorías que si corres a esa velocidad, ya que requieres de más energía para seguir caminando a ese ritmo. Sin embargo, la mayoría de la gente no puede mantener las velocidades superiores a la velocidad de transición preferida por mucho tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel moran | Traducido por gabriela nungaray