¿Cuánto caminar en la cinta es seguro durante el embarazo?

Ya sea que fueras activa antes de tu embarazo o no, el ejercicio durante el embarazo es saludable para ti y el bebé, y puedes ayudarte a controlar el aumento de peso inevitable. Caminar sobre una cinta de correr es una de las actividades aeróbicas que las mujeres embarazadas pueden realizar para ponerse o mantenerse en forma. La cinta para caminar es conveniente porque el clima no va a interferir con tu entrenamiento, y proporciona una superficie plana en la que no tendrás problemas para caminar.

Intensidad

"Moderación" es un término a menudo asociado con el asesoramiento de caminar durante el embarazo. "Moderadamente rápido", es como la sección de padres de Kids Health recomienda tu propio ritmo, y caminar como "ejercicio moderado" es el consejo que da MedlinePlus. Traduce esto en términos que puedas poner en práctica: si no eras atlética antes de tu embarazo, tendrás que caminar a un ritmo natural, manteniendo tu ritmo cardíaco a 140 latidos por minuto durante tu caminata. En su artículo para IDEA Health and Fitness Association, "The Pregnant Athlete" Lisa Druxman, MA, indica que las mujeres que eran atléticas antes de la concepción pueden manejar caminatas más intensas en la cinta, pero esos niveles de intensidad pueden variar entre las mujeres y deben ser supervisados por sus médicos.

Frecuencia

Si estás empezando, trata de tomar un paseo en la cinta de correr durante 30 minutos tres veces a la semana, reservando al menos un día de descanso entre los entrenamientos. Al igual que con cualquier programa de ejercicios, debes hacer un pequeño calentamiento cinco minutos antes y cinco minutos de enfriamiento después de hacer el ejercicio. Si hiciste ejercicio con regularidad antes de quedar embarazada, mantén la frecuencia de ejercicio durante el embarazo. A medida que avances a través de los trimestres, es más probable que encuentres tu comodidad y que los niveles de energía son un reto. En su libro de 2008, "The Active Woman's Pregnancy Log", Suzanne Schlosberg y Liz Neporent alientan a las futuras madres para tratar de conseguir por lo menos dos días de caminata en la cinta cada semana durante el tiempo que les sea posible.

Técnica

Una peculiaridad de caminar en una cinta es que tu plan puede ser dejado un poco de lado, ya que tu centro de gravedad se desplaza a lo largo de tu embarazo. Los rieles en el equipo puede ser útiles para evitar que pierdas el equilibrio. No te apoyes en ellos, sólo utilízalos para ayudar a mantener tu equilibrio. Si te sientes cómoda sin necesidad de utilizar las barandillas, camina como lo harías normalmente en cualquier pista o ruta. Balancea los brazos de una manera natural, bombéalos un poco para darle a tus brazos un poco de ejercicio y ayudar a aumentar tu ritmo cardíaco también.

Toma precauciones

Ten mucho cuidado al subir y bajar de la cinta de correr durante el embarazo, teniendo cuidado de no perder el equilibrio sobre la cinta móvil. Durante tu entrenamiento, no tropieces al pisar accidentalmente una parte fija de la cubierta. Presta atención a cómo te sientes físicamente. Reduce la velocidad y recorta algo de tiempo de tu entrenamiento si sientes dificultad para respirar o te sientes débil. Si pierdes el balance, Mark y Lisa Fenton recomiendan, en su libro de 2004, "Walking Through Pregnancy and Beyond", que cambies a zapatillas de deporte de bota para mayor estabilidad. Y si te cansas, mareas, tienes palpitaciones o dolor en la pelvis o en la espalda, debes detenerte por completo y ponerte en contacto con tu obstetra.

Más galerías de fotos



Escrito por elle di jensen | Traducido por verónica sánchez fang