¿Cuánto tiempo puede un bebé dormir en un moisés?

Un moisés hace que atender a un bebé en el medio de la noche sea más fácil, manteniendo al bebé cerca de mamá y papá para la alimentación y el cambio de pañales. También son pequeños y portátiles, haciéndolos más convenientes que una cuna, ya que pueden ubicarse en más cantidad de espacios y ser movidos fácilmente. Sin embargo, un moisés es sólo una solución temporal. Después de unos meses, pueden ser peligrosos para los bebés, y será el momento de empezar a hacer la transición a una cuna.

El bebé empieza a crecer

El moisés proporciona un espacio pequeño para dormir con partes poco profundas. Cuando los bebés comienzan a crecer, pueden llegar a ser demasiado grandes para el espacio con gran rapidez. Sus brazos y piernas pueden comenzar a empujar los lados, y pueden estar apretados e incómodos. Además, en general un moisés sólo puede soportar una cierta cantidad de peso. Los límites de peso varían según la marca y el modelo, pero la mayoría sólo pueden sostener aproximadamente de 20 a 30 libras. Cuando los bebés se acercan a este límite, ya no es seguro para ellos estar en el moisés.

Desarrollando habilidades motrices

Las partes bajas de un moisés no representan mucho riesgo para los recién nacidos, ya que no podrían ir muy lejos si lo intentaran. Sin embargo, una vez que el bebé comienza a empujar hacia arriba, mecerse o rodar, el moisés plantea un grave riesgo de caerse. La mayoría de los bebés llegan a este hito en aproximadamente 2 o 3 meses de edad. El moisés con partes más profundas puede ser seguros para los bebés de 8 meses, cuando pueden salir por sí mismos en una posición de pie.

Otras preocupaciones de seguridad

Un moisés no ofrece mucho espacio para estirarse. Todos los elementos que van en el moisés tienen el potencial de caer en la parte superior del bebé o bloquear su vía de aire. La American Academy of Pediatrics recomienda mantener los juguetes y la ropa de cama blanda, como las sábanas y las mantas, fuera del espacio para dormir de un bebé. En su lugar, los padres deben elegir ropa de cama adecuada o un saco de dormir para mantener al bebé caliente y cómodo.

Transición a la cuna

La transición a la cuna puede ser difícil, especialmente si el bebé ha crecido acostumbrado a dormir en un moisés. Mark A. Bradenburg, del St. Francis Hospital en Oklahoma, le dijo a BabyCenter que los padres pueden ayudar a los niños a hacer la transición poniéndolos en la cuna por períodos cortos durante el día. Por ejemplo, los bebés se pueden poner en la cuna para jugar durante unos minutos o para ver a los padres mientras realizan las tareas del hogar. Ver la cuna como un espacio seguro y atractivo puede ayudar a que los bebés la acepten para dormir por la noche.

Más galerías de fotos



Escrito por maria magher | Traducido por juan ignacio ceviño