¿Cuántas calorías se queman en un trote lento?

Cuando calcules las calorías que quemas al caminar o correr, necesitas aplicar ciertas variables y combinar unas cuantas ecuaciones para encontrar la cantidad exacta de calorías que quemaste.

Obtén tu VO2

Primero debes averiguar tu consumo de oxígeno, o VO2, usando una ecuación metabólica. Un trote lento se considera aproximadamente 6 mph por el Colegio Estadounidense de Medicina del Deporte. Encuentra tu VO2 multiplicando primero tu velocidad por 0,2. Luego multiplica el grado de pendiente o inclinación sobre la cual estás corriendo por tu velocidad y 0,9. Luego suma 3,5. Tu velocidad debe estar en metros por minuto, lo cual se determina tomando tu mph y multiplicándolo por 26,8. El grado de la pendiente se escribe como decimal; por ejemplo, un grado de 2 por ciento sería igual a 0,02. Deberías suponer un grado de 0 cuando corres en una pista. VO2 = (0,2 x velocidad) + (0,9 x velocidad x grado de inclinación) + 3,5

Calorías quemadas por minuto

Si corriste en una pista a 6 mph usando la ecuación anterior, obtendrás que tu VO2 es igual a 36 ml/kg por minuto. Ahora debes atribuir tu peso corporal; como un ejemplo, utilicemos 150 lbs., o 68 kg. Multiplica el VO2 por tu peso corporal en kg y luego convierte este número a litros por kg dividiéndolo entre 1000. Esto es igual a 2,45 L en el problema del ejemplo. De acuerdo con el Colegio Estadounidense de Medicina del Deporte, 1 L de oxígeno consumido es igual a gastar cinco calorías. Usando esta información, multiplica 2,45 L por cinco calorías para obtener 12,24 calorías quemadas por minuto.

Calorías totales quemadas

Para obtener las calorías totales que quemaste, necesitas saber por cuánto tiempo estuviste corriendo a cierto paso. En este ejemplo, supongamos que trotaste por 30 minutos. Toma las 12,24 calorías quemadas por minuto y multiplícalas por 30 minutos. Obtendrás que el individuo de 150 lbs., trotando a 6 mph, sin un soporte de apoyo, en una pista plana, quemó 367 calorías en 30 minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por daniel bradley | Traducido por alejandro moreno