¿Cuántas calorías se queman al día mientras se duerme?

Las actividades no tienen que ser aeróbicas o de fortalecimiento muscular para fundir calorías, aunque se recomienda el esfuerzo de elevación del pulso para los beneficios de salud óptima. Una de las actividades inesperadas de quema de calorías es dormir.

Recomendaciones de dormir

Según la National Sleep Foundation, "las necesidades de sueño varían según las edades y son especialmente afectadas por el estilo de vida y la salud". A pesar de que una cantidad precisa de sueño no se puede establecer claramente, la fundación ofrece un nivel conforme con la mayoría de los expertos en el sueño de 8.5 a 9.25 horas para los adolescentes de 10 a 17 años, y de 7 a 9 horas para los adultos mayores de 18 años.

Calorías quemadas mientras se duerme

Los beneficios calóricos de cualquier actividad varían, dependiendo de la masa corporal y la frecuencia, intensidad y duración de la actividad. Si la pérdida de peso es tu objetivo, recuerda que 3.500 calorías equivalen a aproximadamente 1 libra de grasa. Debes quemar 3.500 calorías más de las que ingieres, sin importar el tipo o la intensidad de la actividad física, para quitarte 1 libra. No puedes esperar quemar una gran cantidad de calorías mientras duermes. Si duermes 7 horas al día y pesas 110 libras, puedes esperar quemar aproximadamente 314,3 calorías, de acuerdo con Discovery Health. Si pesas 150 libras o 200 libras, vas a quemar un estimado de 428.6 calorías o 571.4 calorías, respectivamente, en ese mismo tramo de 7 horas. Una siesta de una hora recargará a una persona de 125 libras, mientras que quema 51 calorías. Para una persona de 175 libras, 60 minutos quemarán aproximadamente 71,4 calorías.

Consideraciones

A pesar de que no debes ser capaz de contar el sueño a tus 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada por semana, dormir para la cantidad recomendada de cada día fortalece la salud general y puede aumentar la pérdida de peso y los regímenes de mantenimiento de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por leigh ramsey | Traducido por roberto garcia de quevedo