Cuánta cantidad de suplementos de hierro se puede consumir en el embarazo

El hierro es necesario para producir hemoglobina, sustancia que transporta oxígeno hacia los glóbulos rojos y ayuda a mantener el suministro de sangre. Según la información del sitio web MayoClinic, en general durante los primeros tres meses de embarazo no se necesitan suplementos de hierro, siempre y cuando consumas un dieta saludable. Sin embargo, si no obtienes la cantidad de hierro suficiente a partir de alimentos o en los próximos meses del embarazo, debes consultar con tu médico sobre los métodos seguros para obtener hierro sin exceder la cantidad que necesita tu cuerpo.

Necesidad de hierro

Según la información del sitio web BabyCenter, el suministro de sangre aumenta en casi un 50 por ciento durante el embarazo. Si no tienes niveles suficientes de hierro, el cuerpo no será capaz de producir toda la hemoglobina que necesitas. Como consecuencia puedes sufrir de anemia por deficiencia de hierro, situación que incrementa el riesgo de que el bebé nazca de forma prematura, con bajo peso o sufra de muerte fetal. La anemia se diagnostica por medio de un análisis de sangre y a menudo se trata con suplementos de hierro. Es más probable que necesites estos suplementos si tu dieta es pobre en hierro o si vomitas con frecuencia durante el embarazo

Cantidades y fuentes seguras de hierro

La Office of Dietary Supplements indica que necesitas 27 mg de hierro por día durante el embarazo. La cantidad máxima que puedes consumir de forma segura es de 45 mg diarios, a partir de todas las fuentes de hierro. Además de los suplementos y las vitaminas prenatales, fuentes naturales de hierro incluyen carnes rojas, frijoles, hígado, pasas, dátiles (dates), brócoli, remolacha (beet), verduras de hoja verde y productos fortificados como cereales y pan.

Peligros

Toma suplementos de hierro en exceso o consumirlos con el estómago vacío puede causar náuseas, estreñimiento, acidez estomacal y dolor abdominal. El hierro se acumula en los tejidos y en los órganos corporales, de modo que en grandes cantidades puede ser tóxico y perjudicial para ti y para el bebé. Considera todas las fuentes de hierro que provienen de los alimentos y de suplementos dietarios para asegurarte de que no consumes demasiada cantidad de este compuesto.

Síntomas

Si se produce una sobredosis de suplementos de hierro, puedes experimentar convulsiones, fatiga, mareos, taquicardia, palidez, debilidad y respiración rápida. Consulta con tu médico o busca atención médica de emergencia de inmediato si experimentas cualquiera de estos síntomas durante el embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por vanesa sedeño