Cualidades necesarias para estar en un equipo de fútbol universitario

El fútbol es un tema candente entre los aficionados al deporte, con los defensores del deporte alabando su creatividad inherente y el trabajo en equipo, y los detractores diciendo que la calificación se produce con muy poca frecuencia para que el juego sea emocionante. Hay una cosa, sin embargo, ambas partes están de acuerdo en: Necesitas una variedad de habilidades para practicar este deporte, incluso en el nivel del equipo universitario.

Resistencia


El fútbol requiere correr constantemente.

Para jugar al fútbol del equipo universitario, necesitas resistencia y vigor. El campo tiene unas 100 yardas de largo (91 m) y 60 yardas (54 m) de ancho para la mayoría de partidos de la escuela secundaria, y aparte de los arqueros, la mayoría de los jugadores sólo dejan de correr momentáneamente. En una encuesta realizada por ESPN ranking de los 60 deportes más difíciles, el fútbol estaba en el puesto Nº8 en la categoría de resistencia. Antes de intentar entrar en el equipo, corre largas distancias y correr a toda velocidad sobre una base regular.

Trabajo de pies

El fútbol es único, ya que los jugadores sólo pueden utilizar sus pies para hacer avanzar la pelota. Esto se intentaría si estuvieras parado, y mucho más teniendo que correr con la pelota y cortar en diferentes direcciones. Para ingresar en el equipo de la escuela, tienes que ser capaz de conducir la pelota y disparar con las dos piernas.

Versatilidad

Cuando llega el momento de un entrenador para decidir quién ingresará en los pocos lugares de la lista, puede inclinarse por aquellos que han mostrado la capacidad de hacer una variedad de cosas más que aquellos que tengan una habilidad excepcional. Hazte valer aprendiendo a jugar en varias posiciones y desarrollando tu lanzamiento, pase, defensa y habilidades de manejo del balón. Si el entrenador cree que puedes ser ubicado en prácticamente cualquier situación, eso puede hacerte ganar un lugar en el equipo.

Liderazgo

A los entrenadores les encanta un jugador que motive y conduzca a su equipo. No tienes que ser el mejor goleador o defensor para ser un líder. Hay diferentes maneras de actuar como uno. Al trabajar más duro que nadie en el equipo y restar importancia a los logros individuales en favor de los objetivos del equipo, le muestras a tus potenciales compañeros de equipo (y al entrenador) que no eres egoísta y tienes una mentalidad orientada al equipo. Esto es liderar con el ejemplo. O puedes ser un líder vocal, animando a tus compañeros de equipo y ayudar a promover la comunicación. Los entrenadores ven a esos jugadores como extensiones de sí mismos en el campo.

Velocidad

Los partidos de fútbol pueden derivar en partidos a toda velocidad. El equipo que tenga a menudo más velocidad gana. Si eres lo suficientemente rápido para quebrar a los defensores o correr a los últimos lugares e impedir los intentos de gol del oponente, tienes una mejor oportunidad de ingresar al el equipo universitario.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff herman | Traducido por franco castro