¿Cuáles son los tres tipos de articulaciones?

Las articulaciones se encuentran donde se unen dos huesos, permitiendo el movimiento del esqueleto humano. Las articulaciones humanas varían en forma, cada una se mueve de una manera particular para propósitos específicos. Algunas articulaciones impiden el movimiento, funcionando principalmente para estabilizar parte del cuerpo, mientras que otras permiten el movimiento en varias direcciones. El cuerpo humano tiene tres tipos principales de articulaciones.

Articulaciones sinoviales

Las articulaciones sinoviales son el tipo más común en el cuerpo humano. Estas articulaciones, también llamadas diartrosis, se clasifican además en varios tipos: de rótula, condíleas, en silla de montar, planas, en bisagra y en pivote. Los huesos de las articulaciones sinoviales están separados por espacios, permitiendo el movimiento en diferentes direcciones.

Articulaciones de la rótula, condíleas y en silla de montar

Las articulaciones de la rótula permiten más movimiento e incluyen a la cadera y al hombro. Las articulaciones condíleas, también llamadas articulaciones elipsoidales, tienen un extremo redondeado en un hueso que encaja en una superficie curvada de otro hueso. Las articulaciones que conectan los dedos en las manos y el fémur con el hueso inferior de la pierna en la rodilla son articulaciones condíleas. Las articulaciones que tienen forma de silla de montar tienen un hueso en forma de silla de montar en la que otro hueso encaja en una forma complementaria, como dos piezas de un rompecabezas. Estas articulaciones permiten que avances y retrocedas. La articulación en la base del dedo pulgar y la conexión entre la clavícula y el esternón son articulaciones de silla de montar.

Articulaciones sinoviales planas, de bisagra y en pivote

Las articulaciones planas, también llamadas de deslizamiento, se encuentran entre los huesos pequeños de la muñeca y entre los pequeños huesos en los pies. Estas articulaciones permiten que los huesos se deslicen y giren. Las articulaciones de bisagra funcionan de manera similar a una bisagra de una puerta, lo que permite doblar y estirar solamente. Tu codo y las pequeñas articulaciones de los dedos son ejemplos de estas articulaciones. Las articulaciones de pivote permiten la rotación en torno a un solo eje, el mismo movimiento que se hace al girar un pomo. En el cuerpo, la articulación entre los dos primeros huesos de la columna y la articulación entre los huesos del antebrazo son articulaciones de pivote.

Articulaciones cartilaginosas

Las articulaciones cartilaginosas, también llamados anfiartrosis, contienen huesos que están conectados por cartílago. Estas carecen de un espacio abierto entre los extremos de los huesos. Hay dos tipos de articulaciones cartilaginosas: sincondrosis y sínfisis. Las sincondrosis son articulaciones conectadas con un tejido firme llamado hialina. Estas articulaciones se pueden encontrar en niños en crecimiento y entre la primera costilla y el esternón en los adultos. En la madurez, no hay movimiento en estas articulaciones. Las sínfisis también se mantienen unidas por cartílago, pero el tejido es más flexible. La unión entre los huesos del pubis es un ejemplo de esta articulación. Existe cierta flexibilidad en esta articulación, como por ejemplo durante el parto.

Articulaciones fibrosas

Las articulaciones fibrosas, también llamadas sinartrosis, son las articulaciones más resistentes en tu cuerpo. Los tres tipos de articulaciones fibrosas son de sutura, gonfosis y sindesmosis. Las articulaciones de sutura están presentes entre los huesos del cráneo. Existen articulaciones gonfosis entre los dientes y los alvéolos dentales en la mandíbula. Estas no permiten el movimiento entre los huesos. En contraste, las articulaciones sindesmosis son más flexibles, conectan los huesos con fibras de tejido conectivo más largo. Este tipo de articulación se puede encontrar entre los huesos del antebrazo.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por daniela fedorov