¿Cuáles son los tratamientos para la articulación sacroilíaca y el dolor de cadera después de caminar?

El tratamiento de la articulación sacroilíaca y el dolor de cadera después de caminar depende de la gravedad de la lesión. Algunos tratamientos son sencillos de implementar, mientras que otros pueden requerir la ayuda de un fisioterapeuta o del médico.

Causas del dolor

Las causas más comunes del dolor de cadera son la artritis, la bursitis, la tensión muscular y la irritación de los nervios. La artritis ocurre cuando la capa lisa del cartílago protector se pierde por los años de desgaste, inflamación o lesión. La bursitis ocurre cuando las bursas en las articulaciones se irritan y se inflaman por una lesión, una presión excesiva y el uso excesivo. Estos sacos proporcionan una lubricación a la articulación para ayudar con el movimiento. La tensión muscular se produce por el uso excesivo y la irritación de un músculo resulta en una ruptura de la fibra muscular. La irritación de los nervios se produce cuando los principales nervios que controlan la función de la pierna se irritan debido a la tensión, la presión o el pinzamiento del nervio.

Terapia física

La terapia física será efectiva en el estiramiento, la mejora de la fuerza de los músculos y la articulación de la cadera. El estiramiento debe ser previo a todos los ejercicios y puede prevenir que el dolor se produzca después de hacer ejercicio si se hace correctamente. Los ejercicios de tonificación muscular ayudan a fortalecer los músculos y se recomiendan si has tenido un período de tres o más semanas de inactividad debido a tu lesión.

Limita las actividades

Si has sufrido recientemente lesiones de la articulación de cadera, entonces debes evitar los extremos de movimiento de la cadera y debes reducir al mínimo las sacudidas y las actividades de alto impacto. También debes evitar la repetida flexión de la cadera y la presión directa sobre la cadera.

Intervención médica

El dolor agudo que no es severo, probablemente responderá a los analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno. La cantidad y la dosis necesaria de la medicación para el dolor pueden variar, pero si no se controla el dolor, entonces necesitas buscar atención médica. El dolor de cadera agudo y severo, con evidencia de una infección, es una situación de emergencia. Si hay un aumento de la inflamación y una cantidad anormal de líquido en la articulación, a continuación, una aspiración de la cadera puede estar justificada. Si el dolor ha sido más de naturaleza crónica, el médico puede colocar un bloqueador anestésico local. Esto consiste en inyectar medicamentos directamente dentro de la articulación para el alivio temporal del dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por ronald mclendon, jr. | Traducido por gabriela nungaray