¿Cuáles son los síntomas de las crisis convulsivas pequeño mal?

Las crisis convulsivas pequeño mal (petit mal) pertenecen a una categoría de crisis convulsivas conocidas como crisis generalizadas. Estas se ocasionan por alteraciones eléctricas que ocurren en ambos lados del cerebro. Los profesionales médicos utilizan el término más moderno "crisis de ausencia" para referirse a las crisis pequeño mal. Estas comienzan durante la infancia, entre las edades de 4 a 12 años. En raros casos comienzan después de los 20 años, según la Epilepsy Foundation of America. Las crisis convulsivas pequeño mal pueden ser difíciles de diagnosticar por que los síntomas son sutiles, según el libro "Kaplan and Sadock's Synopsis of Psychiatry".

Altos abruptos

En las crisis convulsivas pequeño mal, tanto típicas como atípicas, los síntomas pueden incluir un alto abrupto a toda actividad consciente, según MedlinePlus. Una persona experimentando una crisis de este tipo puede dejar de habla súbitamente y detener todo tipo de movimiento físico. Puede aparentar no escuchar nada cuando alguien le habla, según la Epilepsy Foundation of America. Después de un breve periodo de tiempo, algunos segundos tal vez, de nuevo continua lo que sea que estuviere haciendo antes de la crisis. En una crisis pequeño mal atípica, el inicio de los síntomas comienza de forma más gradual y pueden durar por periodos más prolongados. Durante la crisis, la pérdida del tono muscular puede ocurrir en los músculos axiales (aquellos alrededor de la columna), de acuerdo con el Merck Manual of Healthcare Professionals.

Movimientos faciales y de las manos

Los síntomas de las crisis pequeño mal que involucran las manos incluyen temblor o movimientos torpes. Las personas pueden parpadear o quedarse viendo a la nada sin darse cuenta. También pueden ocurrir tics de los párpados o los músculos faciales súbitos, de acuerdo con la Epilepsy Foundation. Durante las crisis de duración prolongada, la persona puede hacer movimientos como si estuviera masticando o chupeteo de sus labios. En las crisis pequeño mal atípicas, estos síntomas pueden desaparecer lentamente.

Cambios de la conducta y la consciencia

Los síntomas de las crisis pequeño mal pueden incluir alteraciones del estado de consciencia de la persona. Puede perder súbitamente el estado de alerta de todos su alrededores. Después de una crisis pequeño mal atípica, puede experimentar un periodo de confusión y tener una conducta inusual o rara. En los casos raros de crisis pequeño mal de inicio tardío (en adultos), los síntomas pueden incluir episodios recurrentes y súbitos de delirium o comportamiento psicótico, de acuerdo al "Kaplan and Sadock's Synopsis of Psychiatry".

Ausencia de memoria y frecuencia variable

Las crisis pequeño mal terminan rápidamente y la persona normalmente recupera la consciencia por completo pero no recuerda la crisis convulsiva. La frecuencia de la crisis pequeño mal es otro síntoma o característica típica de este tipo de convulsiones. Pueden ocurrir de forma ocasional o hasta 100 veces al día, según la Epilepsy Foundation. Duran tan poco tiempo que con frecuencia pasan desapercibidas, incluso cuando el niño tiene de 50 hasta 100 crisis al día. Esto puede continuar por meses antes de que alguien se de cuenta y los padres del niño busquen atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por roberto blizzard | Traducido por karly silva