¿Cuáles son los síntomas de la tormenta tiroidea?

La tormenta tiroidea es una enfermedad poco común en la que los excesos masivos de hormonas tiroideas empujan el cuerpo al borde del colapso. Esta afección generalmente ocurre cuando un evento desencadenante provoca una inmensa liberación de hormonas tiroideas en una persona que ya tiene una glándula tiroides hiperactiva. El exceso de hormonas tiroideas marcadamente acelera las funciones metabólicas del cuerpo. Los síntomas de la tormenta tiroidea reflejan la hiperactividad metabólica del cuerpo. La tormenta tiroidea es una emergencia médica potencialmente mortal.

La fiebre y la sudoración

El aumento apreciable de la tasa de metabolismo que se produce con la tormenta tiroidea provoca un gran aumento en la cantidad de calor generado por el cuerpo. La fiebre es un síntoma de la tormenta tiroidea. En un artículo de revisión de 2006 publicado en Endocrinology and Metabolism Clinics of North America, los Dres. Bindu Nayak y Kenneth Burman hacen hincapié en que el nivel de fiebre sirve de importante indicador de la severidad de una tormenta tiroidea. Las personas con tormenta tiroidea suelen sudar profusamente mientras el cuerpo intenta enfriarse por sí mismo.

Temblores


Las manos y la cabeza suelen temblar incontrolablemente.

Como señaló el University of Maryland Medical Center, los altos niveles de hormonas tiroideas circulantes, causan temblor rítmico -temblores involuntarios-. Las manos y la cabeza suelen temblar incontrolablemente. Aunque los temblores en otros lugares se notan menos, la persona que experimenta una tormenta tiroidea puede relacionar la sensación de que está "temblando por todas partes".

La agitación y la inquietud

El Merck Manual for Healthcare Professionals informa que la tormenta tiroidea provoca agitación flagrante e inquietud. Oscilaciones emocionales amplias, rápidas e intensas suelen acompañar a la agitación angustiosa que acontece a la víctima de una tormenta tiroidea.

Confusión, paranoia y psicosis


La tormenta tiroidea compromete profundamente funciones cerebrales superiores, que incluyen la razón, la comprensión, la percepción y el juicio.

La tormenta tiroidea compromete profundamente funciones cerebrales superiores, que incluyen la razón, la comprensión, la percepción y el juicio. Las personas que experimentan una crisis tiroidea a menudo progresan de la agitación a la confusión y paranoia, afirman los doctores Nikolaos Stathatos y Leonard Wartofsky en "Thyroid Emergency: Are You Prepared?", publicado en la revista electrónica Emergency Medicine. Se puede desarrollar psicosis, un estado mental en el que una persona pierde contacto con la realidad. El nivel de perturbación mental observado durante una tormenta tiroidea se correlaciona con la gravedad de la crisis. Por lo tanto, la presencia de paranoia o psicosis significa una emergencia médica grave. Las convulsiones y el coma se desarrollan habitualmente sin necesidad de tratamiento urgente, para reducir el nivel de hormonas tiroideas circulantes.

Náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal

Nayak y Burman escriben en su artículo de revisión, que las hormonas tiroideas aumentan la actividad muscular del tracto gastrointestinal. Náuseas, vómitos, diarrea profusa y dolor abdominal tipo cólico, son síntomas característicos de la tormenta tiroidea. Las pérdidas de fluidos que se producen a través del tracto gastrointestinal a menudo contribuyen al desarrollo de shock, que ocurre frecuentemente con tormenta tiroidea.

Palpitaciones del corazón


Las hormonas tiroideas estimulan el corazón a bombear con más fuerza y ​​más rápido que lo hace normalmente.

Las hormonas tiroideas estimulan el corazón a bombear con más fuerza y ​​más rápido que lo hace normalmente. Bajo la influencia de los excesos significativos de hormonas tiroideas, las personas con tormenta tiroidea experimentan palpitaciones del corazón en el pecho. El corazón no puede mantener el nivel de actividad ordenado por la concentración de hormonas presentes con tormenta tiroidea. Con el tiempo, el corazón comienza a fallar, lo que demuestra una causa común de muerte con esta condición peligrosa.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por luciano ariel castro