¿Cuáles son los síntomas que indican que no estoy bebiendo suficiente agua?

Más del 70 por ciento de tu cuerpo se compone de agua. El agua ayuda a que el cerebro y los riñones funcionen correctamente, lo que contribuye de manera indirecta a mejorar la digestión y la función muscular, además de que incrementa el metabolismo y refuerza el sistema inmunológico. Es muy fácil que a tu sistema le haga falta agua, ya que además de no beber suficiente, el cuerpo agota sus reservas a través del sudor, la orina normal, las crisis de vómito y la diarrea. En realidad, hay muchos problemas -como son convulsiones, golpe de calor e incluso la muerte- que puedes llegar a enfrentar si no bebes lo suficiente.

Deshidratación

La primera complicación que puede ocurrir cuando no se bebe suficiente agua es la deshidratación. Sus síntomas incluyen consistencia seca o pegajosa en boca, lengua, labios y piel, además de sed y jaqueca leve. En casos severos, también se presenta letargo, incapacidad para orinar (o producción de orina de color oscuro), mareos, confusión y dolor en el pecho. Este conjunto de molestias ocurre debido a no beber agua suficiente, lo mismo que como crisis síntomática de ciertas condiciones médicas como la diabetes. Los adultos mayores y los niños menores de 6 años de edad correr un mayor riesgo de sufrir deshidratación.

Desajuste de la temperatura corporal

Tu cuerpo utiliza el agua para refrescarse, así como para evitar que los órganos internos más importantes del cuerpo se sobrecalienten, especialmente después de hacer ejercicio o cualquier actividad física extenuante. Cuando no bebes agua suficiente, es como si tu "unidad interior de aire acondicionado" no funcionara correctamente, lo que puede generar una amplia variedad de síntomas como sensación excesiva de calor o frío, calambres, pulso acelerado, mareo y fatiga excesiva. La falta de agua también puede ser causa del golpe de calor, una afección temporal pero potencialmente mortal.

Desequilibrio químico

Tu cuerpo necesita vitaminas, minerales y electrolitos para poder funcionar. El sodio y el potasio, por ejemplo, ayudan a cada célula a comunicarse entre sí. El agua por su parte, también desempeña una función importante al ayudar a transportar el oxígeno a los órganos, a eliminar los productos tóxicos de desecho, a incrementar la energía y a lubricar tus articulaciones y huesos. Sin agua, la composición química, mineral y vitamínica de tu cuerpo queda literalmente "fuera de control", dando lugar a síntomas como somnolencia, ritmo anormal del corazón y convulsiones; así como a otras graves complicaciones de salud como bajo volumen sanguíneo, insuficiencia renal, pérdida de la conciencia y choque.

Otras consideraciones

El hecho de no tomar suficiente agua puede hacer que te confundas y sientas que tienes hambre cuando realmente tienes sed. También puede afectar tu sistema digestivo, así como ocasionar estreñimiento. El National Institutes of Health recomienda beber en promedio entre 48 y 64 onzas líquidas (1 y 2 L aproximadamente) de agua al día. No esperes hasta tener para beber agua, ya que esto puede ser señal de que tu cuerpo ya está deshidratado. El NIH sugiere beber agua durante todo el día y también como acompañamiento en las comidas.

Más galerías de fotos



Escrito por susan diranian | Traducido por pei pei