¿Cuáles son los signos y síntomas de la adicción al ejercicio?

El ejercicio es ampliamente reconocido como un comportamiento saludable y que proporciona muchos beneficios, como la disminución del riesgo de enfermedades del corazón, la reducción de la presión arterial alta, el fortalecimiento de los huesos y los músculos, la reducción de la depresión y la ansiedad, la reducción del colesterol y la disminución de la grasa corporal en general. Sin embargo, cuando el ejercicio se convierte en una adicción, los adictos al ejercicio se sienten controlados por el ejercicio. La compulsión por el ejercicio es una enfermedad, que provoca traumas psicológicos y fisiológicos en el cuerpo de acuerdo con el sitio web Association of Body Image and Disordered Eating (Asociación para la Imagen del Cuerpo y los Trastornos Alimentarios).

Criterios para la dependencia al ejercicio

La adicción al ejercicio es vista como una conducta inadaptativa que provoca malestar significativo y trastornos en la vida cotidiana. De acuerdo con la Pennsylvania State University, la adicción al ejercicio se determina cuando se cumplen tres o más de los siete criterios desarrollados para ayudar al diagnóstico de la adicción al ejercicio. Los siete criterios son: tolerancia o necesidad de participar en el ejercicio; una retirada de ejercicio que conduce a fatiga o ansiedad; intención de participar en encuentros más frecuentes e intensos de ejercicio; falta de control en torno al deseo de hacer ejercicio; una cantidad excesiva de tiempo invertida en hacer ejercicio; reducción de otras actividades por el ejercicio y continuación del ejercicio a pesar de una lesión o enfermedad psicológica.

Factores de riesgo

De acuerdo con la Ohio State University, el 1% de la población de Estados Unidos tiene adicción al ejercicio. Cualquier persona puede desarrollar adicción al ejercicio, de acuerdo con la Westfield State University. Sin embargo, los atletas, como los corredores, bailarinas, luchadores, nadadores y gimnastas, pueden ser especialmente vulnerables. Además, una persona con baja autoestima, un tipo de personalidad perfeccionista o una historia con un trastorno alimentario puede tener mayor riesgo de desarrollar una adicción al ejercicio. De acuerdo con la University of New Mexico, los problemas significativos con las relaciones juegan un papel en la manifestación de comportamientos patológicos, dependiente y compulsivos, como la adicción al ejercicio.

Signos y síntomas

Un adicto al ejercicio ve al ejercicio como la prioridad sobre todo lo demás. Los adictos al ejercicio perciben hacer más ejercicio, junto con menos descanso, como la mejor forma de entrenamiento, de acuerdo con la Westfield State University. Estas personas se vuelven muy rígidas en su rutina de ejercicios, centrándose solamente en la cantidad de tiempo dedicado a hacer ejercicio o en la intensidad del entrenamiento. Además, las personas con dependencia al ejercicio pueden tener conductas secretas o manipuladoras para aumentar su tiempo de ejercicio. Pueden desarrollar conductas supersticiosas en las que un individuo cree que ocurrirá un mal evento si no cumple con sus metas de ejercicio. Sentimientos de culpa o vergüenza y signos de irritabilidad, llanto y gritos pueden ocurrir si olvidan un entrenamiento.

Peligros y efectos secundarios

Un individuo puede seguir participando en una práctica de ejercicio extenuante, a pesar de lesiones, poco descanso y fatiga, poniendo una tensión extrema en el cuerpo. Este estrés puede conducir a una gran variedad de condiciones médicas, como disfunción hipotalámica, agotamiento adrenal, disminución de la captación de oxígeno, disminución de lactato en la sangre, aumento de la pérdida de masa muscular, disminución de la respuesta cardiovascular al ejercicio, inhibición de la respuesta de ácido láctico y pérdida de peso extrema. Las personas que se involucran en el ejercicio extremo y en la restricción de la ingesta de alimentos para bajar de peso pueden tener un trastorno alimentario conocido como anorexia atlética, de acuerdo con la Association of Body Image and Disordered Eating (Asociación para la Imagen del Cuerpo y los Trastornos Alimentarios). Los trastornos alimentarios pueden provocar la muerte si los comportamientos persisten y no se lleva a cabo un tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne allen | Traducido por tere colín