¿Cuáles son los riesgos de los jugos?

Llenos de vitaminas, minerales y antioxidantes, los jugos son reconocidos como bebidas que favorecen la salud. Además de proporcionar una fuente concentrada de nutrición, los jugos constituyen una manera adecuada de incorporar a tu dieta alimentos vegetales saludables y alcanzar la recomendación de nueve porciones de frutas y verduras por día de la Harvard School of Public Health's. Sin embargo, los efectos de los jugos no siempre son benéficos: el jugo también conlleva peligros potenciales que podrían causar efectos secundarios no deseados y poner en peligro tu salud.

Enfermedades transmitidas por alimentos

Cuando las frutas y verduras están contaminadas con microorganismos patógenos, el jugo puede conducir a enfermedades transmitidas por alimentos. La Food and Drug Administration advierte que los productos crudos pueden albergar patógenos responsables de ciclosporiasis, E. coli, hepatitis, salmonelosis y disentería bacilar, los cuales producen síntomas que van desde vómitos y diarrea a insuficiencia renal en casos extremos. Aunque la pasteurización mata a estos organismos peligrosos, con el jugo simple no sucede así, y los jugos hechos en casa o en locales de jugos pueden conducir potencialmente a la enfermedad.

Aumento del azúcar en la sangre

Debido a que el jugo elimina naturalmente la fibra de los alimentos, tu cuerpo absorbe los jugos con mayor rapidez que las frutas y verduras, lo que puede provocar un rápido aumento de azúcar en la sangre en lugar de una liberación sostenida de energía, de acuerdo con World's Healthiest Foods. Las frutas dulces, junto con las verduras más altas en azúcar como las zanahorias y las remolachas pueden provocar picos en los niveles de azúcar en la sangre cuando están en jugo, lo que puede plantear problemas para los diabéticos y otras personas con trastornos de la glucosa en sangre.

Malestar estomacal

Algunas frutas contienen un tipo de azúcar no digerible llamado sorbitol, que puede causar malestar digestivo, especialmente cuando el jugo está en una forma más concentrada. Las ciruelas pasas, peras (pears), cerezas, duraznos (peaches) y las manzanas contienen cantidades apreciables de sorbitol, de acuerdo con el Baylor College of Medicine, y el consumo de los jugos de estas frutas pueden causar flatulencias, calambres estomacales y diarrea en algunas personas. Los niños pueden estar particularmente en riesgo de problemas digestivos al beber jugos que contengan sorbitol.

Aumento de peso

Los jugos, en particular los zumos de fruta son pesados energéticamente y liberan una alta dosis de calorías con relación a su volumen. Junto con la falta de fibra que produce saciedad, los jugos pueden alentar la ingesta excesiva de calorías, ya que proporcionan energía concentrada, pero sin aliviar el hambre. Como resultado, con frecuencia hacer jugo de tus alimentos puede obstaculizar tus esfuerzos de pérdida de peso o contribuir al aumento de peso, en comparación con el consumo de frutas y verduras enteras.

Carotenemia

El consumo frecuente de jugos de frutas y verduras ricas en beta caroteno puede conducir a una condición llamada carotenemia, causada por altos niveles de caroteno en la sangre. Aunque esta condición no dañará tu salud, da lugar a cambios estéticos que algunas personas encuentran desagradables, incluyendo la pigmentación amarilla o naranja en las palmas y en las plantas de los pies. La carotenemia está particularmente asociada con un alto consumo de jugo de zanahoria.

Más galerías de fotos



Escrito por denise minger | Traducido por tere colín