¿Cuáles son los peligros de los flotadores circulares de agua con los niños?

El flotador tubular de agua es una manera divertida de pasar una tarde de verano con tus hijos. Al igual que con todos los deportes acuáticos, las precauciones de seguridad apropiadas son vitales para prevenir lesiones, mientras estás afuera, en el lago o el océano. La comprensión de los peligros de los flotadores tubulares de agua con los niños, te ayuda a tomar las medidas adecuadas para garantizar que tus hijos estén tan seguros como pueden estar mientras juegas y se divierten.

Ahogarse


Cada vez que te lleves a tus hijos al agua, existe el peligro de ahogarse.

Cada vez que te lleves a tus hijos al agua, existe el peligro de ahogarse. Esto es fácil de evitar, asegurándote de que tu hijo use un chaleco salvavidas cada vez que vaya a lanzarse en un flotador circular, incluso cuando ella está en el bote esperando su turno. Si golpeas una gran ola o el flotador tubular la separa de la embarcación y tu hija cae en el agua, un chaleco salvavidas la mantiene a salvo hasta que puedas sacarla del agua y devolverla al barco. Asegúrate de que su chaleco salvavidas quede bien.

Caídas


La caída desde el flotador puede ser parte de la diversión de este deporte, pero un niño podría no estar listo para la misma acción como un adulto.

La caída desde el flotador puede ser parte de la diversión de este deporte, pero un niño podría no estar listo para la misma acción como un adulto. Si estás llevando contigo a tu hijo, mantén tu velocidad y los movimientos a su nivel de habilidad. Si vuelas a través del agua, desviándose hacia atrás y adelante y ella tiene que dejarte, podría golpear el agua con la fuerza suficiente como para lastimarse, o podría incluso ir a volar a un objeto cercano. Tómalo con calma y con lentitud para los niños pequeños, que carecen de la fuerza muscular para mantenerse en el flotador por períodos prolongados.

Accidentes de bote


Un día de diversión en el sol en un barco puede reducir las inhibiciones y hacerte sentir más seguro de lo que es.

Un día de diversión en el sol en un barco puede reducir las inhibiciones y hacerte sentir más seguro de lo que es. Muchos accidentes de botes suceden cuando el conductor ha bebido demasiado alcohol. Si chocas con otro barco, te acercas demasiado a la costa o el muelle o te colocas en marcha muy rápido y erráticamente, un niño en un flotador podría ser seriamente lastimado. Las lesiones pueden incluir huesos rotos, lesiones en la cabeza, quemaduras de cuerda o incluso la muerte. Discover Boating recomienda asegurarse de que el conductor del barco esté alerta a los barcos circundantes y los obstáculos.

Quemaduras de sol e insolación


El sol reflejado en la superficie del agua aumenta los rayos del sol, incrementando el riesgo de quemadura solar e insolación.

El sol reflejado en la superficie del agua aumenta los rayos del sol, incrementando el riesgo de quemadura solar e insolación. Asegúrate siempre de que tu hijo lleve un montón de protector solar mientras estás en un flotador tubular. Repite cada dos horas o después de secarse con la toalla. Asegúrate de que tu hijo toma mucho líquido, que lo mantiene hidratado y reduce el riesgo de insolación. Si la temperatura se eleva, toma descansos en la sombra o entra en la casa para descansar periódicamente, para darle a tu hijo algún tiempo fuera de los rayos calientes del sol.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por gonzalo cerda