¿Cuáles son los peligros de la conjuntivitis en niños?

Cuando tu bebé se despierta con los ojos pegados por la mucosidad, el diagnóstico es fácil de hacer: tiene el ojo rosado, médicamente denominado conjuntivitis. La conjuntivitis se produce cuando la inflamación se desarrolla en el revestimiento que recubre los párpados y la parte blanca del ojo. El ojo se ve rojo y a menudo hinchado, con una descarga de pus. La mayoría de los tipos de conjuntivitis en los niños no dañan el ojo y se curan fácilmente, pero algunas infecciones pueden causar la pérdida de la visión u otras complicaciones.

Queratitis corneal

La conjuntivitis viral causada por adenovirus puede conducir a queratitis, inflamación de la córnea, la cubierta protectora en forma de cúpula sobre la parte frontal del ojo. La queratitis provoca sensibilidad a la luz, lagrimeo, molestias y pérdida de visión moderada. La aueratitis a partir de la conjuntivitis normalmente se resuelve sin tratamiento en unas tres semanas, de acuerdo con The Merck Manual.

Pérdida de visión

Si no se trata la conjuntivitis causada por enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea en los recién nacidos puede causar ulceración de la córnea. A medida que la córnea cicatriza, las cicatrices se desarrollan, causando pérdida de la visión y en casos graves, la ceguera. La conjuntivitis de estas infecciones bacterianas no se producen hasta entre dos y 12 días después del nacimiento. Consulta al médico de tu hijo inmediatamente si desarrolla síntomas de la conjuntivitis después de salir del hospital. Las gotas oftálmicas administradas profilácticamente a los recién nacidos en el hospital previenen las infecciones de la córnea y el riesgo de pérdida de la visión.

Infección del oído

Aproximadamente el 25 por ciento de los niños que tienen conjuntivitis causada por las bacterias haemophilus influenzae, una de las fuentes más comunes de la conjuntivitis en los niños, también tienen infecciones del oído, de acuerdo con la editorial médica BMJ Group. Las gotas oculares antibióticas y los antibióticos orales sistémicos mejoraran estas condiciones.

Meningitis y otras infecciones

Varios tipos de conjuntivitis en niños se asocian con la meningitis, una inflamación de los tejidos que recubren el cerebro y la médula espinal. Los recién nacidos de madres con gonorrea pueden contraer la infección durante el parto, lo que puede dar lugar a meningitis. La meningocócica conjuntivitis conduce a la meningitis en un 18 por ciento de los casos, según el sitio web BMJ. La conjuntivitis también puede conducir a la celulitis, una infección de las capas de la piel o la septicemia, una infección que se propaga a la sangre

Neumonía

Los bebés que tienen conjuntivitis asociada con clamidia de transmisión durante el parto tienen un riesgo de desarrollar neumonía entre uno y 19 semanas después del nacimiento de 10 a 20 por ciento, según un artículo de 2006 publicado en la revista "Infant". La conjuntivitis no causa la neumonía, pero la presencia de esta condición al nacer es una indicación para observar los signos de dificultad respiratoria que por lo general se desarrollan alrededor de las 6 semanas de edad.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por gabriela nungaray