¿Cuáles son los peligros de los suplementos de cobre quelatado?

El cobre es un microelemento esencial, lo que significa que tu cuerpo solo necesita muy pocas cantidades para su funcionamiento normal. El cobre elemental no se absorbe bien y las dosis altas recibidas a través de suplementos generalmente producen malestar estomacal y otros síntomas. El cobre quelatado es una tipo especial de suplemento mineral que puede absorberse mejor y no atacar tanto el estómago, aunque se carece de evidencia científica. De todas formas, existe un peligro de toxicidad y de serias consecuencias para la salud si ingieres demasiado cobre quelatado.

Funciones y recomendaciones

El cobre, junto con el hierro, ayuda a formar hemoglobina y glóbulos rojos dentro de la médula espinal. La hemoglobina transporta oxígeno en la sangre. El cobre también es importante para la mineralización ósea, la salud cardiovascular, la función nerviosa, la inmunidad y la síntesis enzimática. Las concentraciones de cobre son más elevadas en tu cerebro y tu hígado, pero también se hallan en tus riñones, páncreas y corazón. La presencia de estrógeno incrementa las concentraciones de cobre, por lo que las cantidades son mayores durante el embarazo y la terapia hormonal. La cantidad diaria recomendada de cobre para adultos oscila entre 900 y 1.300 microgramos, dependiendo del embarazao y la lactancia. Las mujeres que dan de mamar necesitan la mayor cantidad de cobre para poder suministrar la cantidad suficiente, a sus recién nacidos que crecen con gran rapidez.

Cobre quelatado

Los minerales de cobre quelatado están combinados con aminoácidos. Una forma común de cobre quelatado se denomina glicinato de cobre, que es un complejo molecular que consiste en cobre elemental y el aminoácido glicina. Virtualmente todos los minerales pueden adquirirse como suplementos quelatados. Los fabricantes de los suplementos de estos productos con frecuencia sostienen que son más biodisponibles porque las moléculas orgánicas pueden pasar con facilidad a través del tracto intestinal, pero actualmente no se cuenta con ninguna evidencia científica de que esto sea así dentro del aparato digestivo humano. Se necesitan más investigaciones en humanos de minerales quelatados antes de realizar afirmaciones específicas sobre la salud.

Peligros potenciales

El hígado procesa, transporta y almacena de manera segura el cobre orgánico de los alimentos, mientras que los suplementos de cobre -incluso las formas quelatadas- se desvían del paso por el hígado e ingresan directamente en el torrente sanguíneo, según un estudio publicado en una edición de 2009 del "Journal of the American College of Nutrition". Los niveles altos de cobre en sangre son tóxicos, especialmente para el cerebro. La toxicidad ha sido relacionada con la enfermedad de Alzheimer y la cirrosis del hígado. Los síntomas que indican que se está ingiriendo demasiado cobre son: náuseas, vómitos, irritabilidad, mareos, ictericia y dolores musculares. Las personas que corren más riesgo de toxicidad por cobre son las que sufren de la enfermedad de Wilson, un trastorno genético raro caracterizado por la rápida acumulación de cobre en el cerebro y en los órganos.

Sugerencias

Satisfacer tus requisitos minerales diarios comiendo alimentos nutritivos con frecuencia es más seguro y más efectivo que tomar suplementos, si bien la tierra agotada de minerales es una preocupación en todo el mundo porque los productos y los granos tienen menos contenido mineral. Las buenas fuentes de cobre incluyen mariscos -especialmente ostras- vísceras, granos enteros, legumbres, fruta seca, vegetales de hojas oscuras y bulbos como patatas. Si eliges tomar suplementos de cobre, evita hacerlo junto con suplementos de zinc, hierro o vitamina C, pues interfieren con la absorción del cobre en el tracto intestinal.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por irene cudich