¿Cuáles son los peligros de Splenda, la sucralosa y el aspartame?

El aspartame y la sucralosa, vendidos bajo la marca comercial Splenda, son dos variedades de edulcorantes artificiales comúnmente utilizados. Estos productos no contienen calorías, pero tienen un poder endulzante mucho mayor que el del azúcar. La Food and Drug Administration aprobó estos endulzantes para los consumidores. Sin embargo, existen algunas evidencias que apuntan a daños potenciales, basadas en su mayoría en estudios sobre animales, tanto de la sucralosa como del aspartame. Ningún estudio humano ha hallado nada relacionado a la seguridad respecto de estos endulzantes artificiales.

Investigación sobre la sucralosa

Según el National Cancer Institute, más de 100 estudios han demostrado que la sucralosa es una substancia segura que no presenta ningún riesgo para la salud en humanos. El NYU Langone Medical Center informa que la sucralosa fue sometida a 20 años de estudio por parte de organismos regulatorios antes de que fuera considerada segura.

Riesgos potenciales de la sucralosa

Un estudio reciente citado por el Center for Science in the Public Interest, que encontró una vinculación entre la sucralosa y la leucemia en ratones, le solicitó al centro que cambiara su clasificación de seguridad de la sucralosa de "Segura" a "Evitar". Pero, hasta la fecha, ningún estudio en humanos ha demostrado ninguna relación clara entre la sucralosa y el cáncer. Sin embargo, un estudio publicado en 2008 en el "Journal of Toxicology and Environmental Health", sí halló que la sucralosa reducía las bacterias intestinales beneficiosas en ratas.

Revisión sobre el aspartame

Un artículo publicado en "Regulatory Toxicology and Pharmacology" en 2002 revisó la seguridad del aspartame. Los autores concluyeron que las pruebas de seguridad del aspartame superaron el nivel requerido. Según el artículo, la evidencia, cuando se la examinó en forma global, indicó claramente que el aspartame es seguro.

Riesgos potenciales del aspartame

El National Cancer Institute advierte que si bien algunos informes sugieren un posible vínculo entre los tumores cerebrales y el aspartame, las inconsistencias en los datos llevaron al instituto a la conclusión, después de la revisión, de que no había una vinculación clara. Un estudio de laboratorio de 2005 descubrió que las ratas alimentadas con altas dosis de aspartame tenían una incidencia más elevada de determinados cánceres. Este estudio también presentaba inconsistencias, que impedían trazar conclusiones claras. Un estudio publicado en "Environmental Health Perspectives" en 2007 descubrió que la exposición a largo plazo a bajas dosis de aspartame incrementaba el cáncer en ratas.

La sucralosa, el aspartame y el aumento de peso

Si bien el principal objetivo de los endulzantes artificiales es reducir el consumo de calorías, algunas investigaciones demuestran que podrían hacer exactamente lo opuesto. Un trabajo publicado en el "Yale Journal of Biology and Medicine" en 2010 examinó el efecto que tienen los edulcorantes artificiale sobre los centros de placer en el cerebro. Según los investigadores, los subsitutos no calóricos del azúcar, incluyendo al aspartame y la sucralosa, no satisfacen al cerebro de la misma manera en que lo hace el azúcar verdadera. Esto puede conducir a comer demasiado y potencialmente a la obesidad. El trabajo se refiere a varios estudios a gran escala que encontraron vínculos entre el uso de los endulzantes artificiales y el aumento de peso. Los investigadores también advirtieron que los edulcorantes artificales pueden fomentar el deseo por comer alimentos dulces y la dependencia del azúcar.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por irene cudich