Cuáles son los peligros de ingerir demasiadas semillas de girasol

Las semillas de girasol son ricas en grasas saludables y una buena fuente de fibra, proteínas, hierro, vitamina E y varias de las vitaminas del complejo B, pueden ser una adición saludable a tu dieta. Pero, como todo en la vida, la moderación es la clave. El consumo excesivo, incluso de alimentos saludables como las semillas de girasol, puede provocar efectos no deseados, como aumento de peso e ingesta de sodio excesiva. Lo mejor es apegarse a una porción estándar de semillas, que sea de aproximadamente 1 onza, para evitar peligros potenciales.

Subir de peso

Comer demasiado de cualquier alimento puede causar aumento de peso. El aumento de peso es, por lo general, el resultado de comer más calorías de las que tu cuerpo quema. Cuando el cuerpo no puede utilizar las calorías que consume, las almacena en forma de grasa. Tus necesidades calóricas dependen de varios factores, incluyendo tu edad, sexo y nivel de actividad. Una porción de 1 onza de semillas de girasol tostadas proporciona 175 calorías, que es casi el 10 por ciento de una ingesta normal calórica diaria de 2.000 calorías. Si comes dos, tres y hasta cinco veces esa cantidad, podrías obtener hasta 875 calorías de una sola vez. Comer muchas semillas de girasol como parte principal de tu dieta regular conducirá a una ingesta excesiva de calorías y aumento de peso.

Ingesta excesiva de grasa saturada

Las semillas de girasol son una fuente rica de grasas saludables monoinsaturadas y poliinsaturadas que se ha demostrado que mejoran la salud del corazón. Sin embargo, también son una fuente de ácidos grasos saturados, cuyo exceso puede provocar un aumento de los niveles de lipoproteína de baja densidad poco saludable, o colesterol LDL. La American Heart Association recomienda que las personas limiten el consumo de grasa saturada a no más del 7 por ciento de calorías, lo que sería 140 calorías en una dieta de 2.000 calorías. Una porción de semillas de girasol tostadas contiene 1,7 gramos de grasas saturadas, que es igual a 15 calorías de grasa, ya que las grasas tienen 9 calorías por gramo. Si comiste 5 onzas de semillas de girasol de una sola vez, estarías recibiendo 75 calorías de grasa saturada, que es más de la mitad del límite diario de grasas saturadas. Esto podría causar problemas si comes otros alimentos ricos en grasas saturadas, además de las semillas de girasol.

Trampa potencial de sodio

Algunos tipos de semillas de girasol son saladas durante el procesamiento. El National Nutrient Database del USDA informa que 1 onza de semillas de girasol tostadas y saladas proporciona 174 miligramos de sodio. La American Heart Association recomienda ingerir menos de 1.500 miligramos de sodio por día para prevenir la presión arterial alta y enfermedades cardiovasculares. Una onza de semillas de girasol saladas proporciona el 12 por ciento de ese límite, lo que las hace un bocadillo aceptable si no comes alimentos salados en otras comidas. Sin embargo, si comes una porción de 5 onzas, recibirás casi el 60% de el límite diario de sodio en un solo bocadillo, lo que significa que probablemente pasarás tu límite de sodio al final del día.

Otros posibles problemas

Las semillas de girasol son ricas en varios otros nutrientes y las ingestas grandes podrían representar peligros para tu salud. Por ejemplo, 5 onzas de semillas de girasol contienen 1.621 miligramos de fósforo, que es el 232 por ciento de la ingesta diaria recomendada. Cinco onzas de semillas de girasol también proporcionan 111 microgramos de selenio, que es el 202 por ciento de la ingesta diaria recomendada. El exceso del consumo de cualquiera de estos nutrientes puede causar problemas graves. La toxicidad de fósforo puede provocar calcificación de los tejidos no esqueléticos y daño en los riñones, y la toxicidad de selenio puede producir síntomas de selenosis, incluyendo cabello y uñas quebradizas, erupciones en la piel, fatiga e irritabilidad, e incluso la muerte. Una porción de cinco onzas de semillas de girasol proporciona casi el 30 por ciento de la ingesta tolerable superior establecida por el Institute of Medicine, tanto para el fósforo como el selenio.

Más galerías de fotos



Escrito por jody braverman | Traducido por daniela fedorov