¿Cuáles son los peligros del abuso de la cafeína?

Muchas personas beben bebidas con cafeína, como el café, té y bebidas energéticas para un impulso de energía para empezar el día o permanecer despierto y concentrado durante todo el día o la noche. La cafeína estimula el sistema nervioso central, por lo que puede hacer que te sientas más alerta y lleno de energía, pero el consumo excesivo de cafeína puede producir una variedad de efectos secundarios negativos.

Ingesta de cafeína

La mayoría de las personas pueden consumir entre 200 y 300 miligramos de cafeína al día sin experimentar efectos secundarios graves. El contenido de cafeína de las bebidas puede variar ampliamente dependiendo del tamaño y la marca de la bebida, pero en general se puede beber aproximadamente dos porciones de 8 onzas de café o tres porciones de 8 onzas de té al día. La soda y bebidas energéticas también pueden contener cafeína, y estos por lo general deben limitarse a no más de cuatro porciones de 12 onzas por día.

Efectos físicos del exceso de cafeína

La ingestión de más de 500 a 600 mg de cafeína por día es considerado un uso intensivo y puede dar lugar a efectos secundarios físicos causados ​​tanto por el potencial adictivo como por los efectos estimulantes de la cafeína. El consumo excesivo y el abuso puede resultar en inquietud, taquicardia, náuseas, temblores musculares e insomnio. La falta de sueño en el consumo de cafeína puede llevar a alteraciones en el curso del sueño, fatiga y una disminución en el rendimiento físico y los niveles de energía.

Adicción a la cafeína y humor

El abuso de la cafeína con el tiempo puede llevar a la adicción, y tendrás que ingerir cafeína en forma regular para evitar los síntomas de abstinencia desagradables y cambios de humor. El abuso de cafeína puede conducir a síntomas psicológicos como la ansiedad y la irritabilidad, y la retirada de la cafeína provoca marcado nerviosismo y la depresión que conduce a la reducción de la motivación y la falta de sueño.

Percepción de los expertos

La Clínica Mayo señala que la regulación cuidadosa de la ingesta de cafeína es la mejor manera de evitar la posibilidad de abuso y adicción. Si ya consumes grandes cantidades de cafeína y sufres de los síntomas, se debe reducir gradualmente su consumo diario mediante la selección de bebidas con contenido de cafeína más bajo, y café o té, alternando con opciones sin cafeína, como el café descafeinado, infusiones o agua .

Más galerías de fotos



Escrito por christy bowles | Traducido por susana lópez millot