¿Cuáles son las mejores bebidas para un niño con estómago descompuesto?

El malestar de estómago puede tener diferentes causas, como comer ciertos tipos de alimentos, comer demasiado, demasiado rápido, una indigestión o infección de virus como la gripe estomacal. Un niño que sufre de malestar estomacal puede tener también ardor de estómago, náuseas, eructos e inflamación excesiva. Para evitar el malestar estomacal, modera su consumo de alimentos grasos, chocolates y cítricos, que también pueden alterar el estómago del niño.

Líquidos claros

Si el niño siente como que va a vomitar, las bebidas transparentes heladas como el agua pueden ayudar. Estimúlalo a tomar pequeños sorbos de agua cada dos minutos durante la siguiente hora o dos. También puedes darle gaseosas sin burbujas como Ginger Ale, Sprite o 7-Up. Sin embargo, asegúrate de quitarle el gas, porque las bebidas carbonatadas son a menudo ácidas y pueden causar hinchazón excesiva y gas o pueden hacer que el malestar estomacal empeore. Los jugos diluidos y caldos claros también son buenas opciones.

Hielo picado

Si tu hijo presenta vómitos junto con su malestar estomacal, espera una o dos horas antes de proporcionarle algo de comer o beber. Además de pequeñas cantidades de líquidos transparentes, le puedes dar pedacitos de hielo para masticar. Durante las siguientes dos horas, fíjate cómo el estómago del niño tolera los trozos de hielo antes de pasar a mayores cantidades de agua y/o más trozos de hielo. Busca asistencia médica si continúa vomitando por más de 24 horas o vomita más de tres veces en una hora.

Bebida deportivas

Junto con el malestar estomacal tu niño también puede presentar diarrea, lo que puede generar deshidratación y desequilibrio electrolítico. Los electrolitos ayudan al corazón a latir y a los músculos, células y a otros órganos a funcionar, por lo que la reposición de electrolitos perdidos es importante. Aunque el agua ayuda a reponer la pérdida de líquidos, las bebidas deportivas, como Gatorade reponen los electrolitos perdidos y otros minerales. Vierte la bebida deportiva en una taza pequeña y dale a tu hijo un trago de vez en cuando, ya que beber grandes cantidades de la bebida a la vez puede empeorar sus síntomas. Para los niños pequeños, elige una solución oral de electrolitos como Pedialyte.

Otras consideraciones

Las bebidas en polvo, tales como Kool-Aid, pueden hacer la reposición de los fluidos perdidos un poco más fácil, ya que algunos niños no les gusta el gusto suave del agua. Las bebidas en polvo también contienen azúcar, lo que puede ayudar a calmar el malestar estomacal. Otras opciones incluyen paletas heladas y gelatina hecha con tanta agua como para que quede líquida. Haz que el niño descanse en una posición sentada mientras su estómago está molesto, porque el aumento de actividad puede hacer que su estómago se sienta peor.

Más galerías de fotos



Escrito por susan diranian | Traducido por frances criquet