¿Cuáles son algunos de los mayores impedimentos para amamantar?

A pesar de que amamantar es un proceso puramente natural, muchas madres primerizas no se sienten preparadas. El momento de amamantamiento es especial para que la madre y el bebé creen un vínculo, mientras el bebé se acurruca en un abrazo protector. Como madre primeriza, tal vez te imagines la experiencia perfecta de amamantamiento y te esfuerces para lograrlo leyendo y quizás haciendo una consulta con un especialista en lactancia. Esta visión se puede transformar fácilmente en una desilusión si te enfrentas con grandes obstáculos. Es importante no sentirse culpable e intentar mantenerse positiva. El bebé estará feliz cuando sepa que su mamá está feliz.

El bebé no recibe suficiente leche

Una madre quiere que su bebé reciba la alimentación adecuada. Al amamantar, no puedes medir la cantidad de leche que ingiere tu bebé. La leche materna se digiere más rápido que la leche de fórmula, lo que significa que el bebé se alimentará más seguido o que desee permanecer cerca del pecho para estar cómodo. Tal vez interpretes esto pensando que tu bebé tiene hambre constantemente y pienses que tu leche no lo llena. Es probable que pienses que debas empezar a darle un suplemento de leche de fórmula o dejar de amamantarlo. Sin embargo, es mejor consultar con un médico o con una enfermera para asegurarte de que el bebé esté aumentando de peso antes de tomar la decisión de dejar de amamantarlo.

Estrés relacionado con el trabajo

Dejar a tu bebé para regresar al ambiente laboral a veces genera estrés. Durante varias semanas o meses, las madres cumplen sólo el rol de madres y luego deben equilibrar los roles de madre y empleada. Puede ser difícil cambiar de marcha para concentrarse en el trabajo cuando antes sólo te concentrabas en el bebé. A pesar de que los lugares de trabajo deben tener un lugar adecuado para sacarse leche, algunos no lo tienen, o probablemente no tengas tiempo durante el día. Transportar un sacaleche y leche materna al trabajo y desde el trabajo son desafíos que pueden entorpecer el proceso.

Dolor o infección

Una madre primeriza puede experimentar dolor si el bebé no se prende bien. Ponerse cómoda y buscar una buena posición para amamantar ayuda a evitar el dolor. A veces el amamantamiento es importante para poder producir leche de manera continua. Para evitar obstrucciones, vacía los pechos por completo cada vez. Si no lo haces puedes tener una infección que se llama mastitis, que es dolorosa, pero puede aliviarse con medicación.

Obstáculos familiares

Surgen muchas preguntas al momento de decidir amamantar. Es probable que en tu familia no haya mujeres que te puedan brindar guía a partir de su experiencia personal. Si la generación previa se alimentó mayormente por medio del biberón, entonces el amamantamiento puede ser un concepto desconocido. Amamantar sí lleva mucho tiempo y exige el apoyo de tu pareja y familia para poder tener éxito. Es posible que los demás te animen a darle un suplemento de leche de fórmula o a dejar de amamantar por completo, pero cada madre debe tomar su propia decisión respecto a qué es mejor para ella y su bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria thompson | Traducido por noelia menéndez