¿Cuáles son las funciones de la enzima digestiva amilasa?

El proceso de la digestión de carbohidratos comienza en la boca y continúa en el intestino delgado. La descomposición de los almidones en la glucosa de azúcar simple que absorbe el cuerpo, depende de una enzima digestiva llamada alfa-milasa o amilasa. La industria farmacéutica ha desarrollado inhibidores de amilasa, o bloqueadores de almidón, lo que hace la digestión de almidón más lenta. Muchos alimentos vegetales naturalmente contienen compuestos que también pueden disminuir la actividad de la amilasa. Algunos estudios en humanos indican que la desaceleración de la actividad de la amilasa y de la absorción de glucosa puede ayudar al manejo del peso y al control de la glucosa en la sangre.

La amilasa salival

Existen varios tipos de glándulas salivales en la boca que producen y segregan una enzima digestiva llamada amilasa salival. Esta enzima se conoce como una alfa-amilasa y puede romper enlaces químicos llamados alfa-bonos que se producen en medio de largas cadenas de moléculas de glucosa en los almidones complejos. El propósito principal de la amilasa salival es el de digerir parcialmente almidones en cadenas más cortas de glucosa llamadas polisacáridos, así como en un disacárido que consiste en dos moléculas de glucosa llamado maltosa. La maltosa tiene un sabor dulce, y si se mantiene el almidón que contienen los alimentos en la boca durante un tiempo, puedes notar el aumento de la dulzura conforme la amilasa salival hace su trabajo.

Amilasa pancreática

Normalmente, no mantienes comida en la boca durante un largo periodo de tiempo antes de tragar. Por lo tanto, la mayor parte de la digestión del almidón debe ser completada en el intestino delgado. La presencia de alimentos parcialmente digeridos en la parte superior del intestino delgado desencadena la secreción de jugos pancreáticos en el intestino. Las secreciones pancreáticas contienen otro tipo de amilasa llamada alfa-amilasa pancreática, que es muy similar, pero no idéntica a la amilasa salival. A continuación, la amilasa pancreática completa la descomposición de los almidones en maltosa. Por último, una enzima llamada maltasa que se encuentra en las células que recubren el intestino delgado descompone la maltosa en glucosa, la cual es absorbida por la sangre.

Inhibidores de amilasa

Los compuestos que inhiben y ralentizan la actividad de la amilasa son de interés debido a que hacen más lenta la digestión del almidón y la absorción de la glucosa, y disminuyen los picos de azúcar en sangre después de una comida. Esto es importante en las personas con diabetes tipo 2 que tienen altos niveles de glucosa en la sangre durante largos periodos de tiempo después de comer. La acarbosa es un medicamento disponible en el mercado que inhibe la actividad de la amilasa. La acarbosa, sin embargo, tiene efectos secundarios no deseables, como la excesiva producción de gases intestinales. Como una alternativa a la acarbosa, los compuestos flavonoides que están presentes de forma natural en muchas frutas y verduras en tu dieta puede inhibir y retardar la actividad de la amilasa.

Estudios en humanos

Un extracto patentado rico en flavonoides obtenido a partir de judías o alubias comunes (white beans) que inhibe la actividad de la amilasa ha sido desarrollado y probado como un suplemento alimenticio para la pérdida de peso y control de la glucemia. Se determinó que este extracto de frijol era eficaz para inducir la pérdida de peso y la reducción de los picos de glucosa en sangre sin producir efectos secundarios no deseados, según una revisión de estudios clínicos publicados en la edición del 17 de marzo de 2011 en “Nutrition Journal" ("Revista de Nutrición"). Pero otra revisión de estudios clínicos que se publicó en la edición de julio de 2011 del "The British Journal of Nutrition" ("Revista de Nutrición Británica"), concluyó que se necesitan ensayos más amplios y rigurosos para determinar la eficacia de los suplementos de extracto de frijol para la pérdida de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por michael r. peluso, ph.d. | Traducido por tere colín