¿Cuáles son los efectos secundarios de la hipertensión?

La hipertensión, o presión arterial elevada, se conoce como “asesino silencioso” por una razón: puedes sufrir de esta enfermedad durante años sin experimentar ningún síntoma. Sin embargo cuanto más tiempo pasa sin que la trates, más daño genera en el cuerpo y, en muchos casos, puede ser mortal. Conocer los posibles efectos secundarios de esta enfermedad puede servir como motivador para que controles tu presión arterial con regularidad.

Corazón dilatado

La hipertensión logra que tu corazón trabaje con más fuerza de la que debería para poder cumplir con su trabajo de bombear la sangre hacia todo su cuerpo. Con el paso del tiempo, esto puede resultar en una afección conocida como hipertrofia ventricular izquierda; en pocas palabras, el ventrículo izquierdo se torna más grueso y se dilata, y se incrementa el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o un paro cardíaco súbito debido a la incapacidad del corazón de bombear de manera adecuada la cantidad de sangre que el cuerpo necesita.

Riesgos de sufrir un aneurisma

Un aneurisma es una protuberancia que se forma a partir de vasos sanguíneos debilitados debido a la intensa presión que genera la hipertensión. Si bien un aneurisma se puede formar en cualquier arteria del cuerpo, suelen localizarse en la arteria más grande del cuerpo, la aorta. Si un aneurisma se rompe o estalla, la hemorragia interna severa puede ser fatal.

Accidente cerebrovascular

La presión arterial elevada también aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. En general estos derrames se producen cuando un área específica del cerebro no recibe oxígeno, y como resultado se destruyen las células cerebrales. Con el tiempo, esta falta de oxígeno daña los vasos sanguíneos, los cuales se estrechan, y como consecuencia se rompen y se filtran. Mientras esta situación ocurre, la hipertensión sin tratamiento puede causar la formación de coágulos de sangre en las arterias que llegan al cerebro; estos coágulos obstruyen el flujo sanguíneo y como resultado se produce un accidente cerebrovascular, según informa la Comunidad de Aprendizaje Clivir.

Síndrome metabólico

El síndrome metabólico, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, es un grupo de trastornos que afectan al metabolismo del cuerpo. Este síndrome es el responsable de los niveles elevados de colesterol “malo”, los niveles bajos de colesterol “bueno” y los niveles elevados de insulina. Si al síndrome se le suma la hipertensión, corres mayor riesgo de sufrir también algún otro problema médico. La combinación de los síntomas anteriores incrementa las posibilidades de padecer de diabetes, enfermedades cardíacas y un accidente cerebrovascular.

Riesgos de sufrir de demencia

La demencia es una enfermedad que logra que los pacientes sufran de deterioro cognitivo. Esto significa que pierden la capacidad de razonar problemas, de pensar con claridad, de recordar a personas o situaciones, o de hablar con coherencia. La demencia se presenta de diversas formas, entre las que se encuentra la demencia vascular. Esto ocurre como resultado del estrechamiento de las arterias, que resulta en la pérdida de flujo sanguíneo que llega al cerebro. Como la demencia vascular se produce por la hipertensión, corres mayor riesgo de desarrollar esta condición si comienzas a experimentar presión arterial elevada durante la juventud.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah rice myers | Traducido por vanesa sedeño