¿Cuáles son los efectos del consumo en exceso de almidón de maíz?

El almidón de maíz se utiliza en infinidad de alimentos que van desde snacks tales como pasteles, galletas y rosquillas, a bebidas como jugo de frutas, refrescos, cerveza, carnes como chorizo, mortadela y salchichas. También se utiliza en helados, cereales y condimentos. El consumo de una cantidad excesiva de estos productos da lugar a una gran variedad de problemas de salud como la obesidad, la hipertensión y el cáncer. Además, el consumo de grandes cantidades de almidón de maíz crudo por las mujeres embarazadas es un trastorno compulsivo que puede causar complicaciones en el embarazo y el parto.

Proceso de conversión


El almidón de maíz es una sustancia en polvo utilizada para espesar sopas, salsas y otros líquidos.

El almidón de maíz es una sustancia en polvo utilizada para espesar sopas, salsas y otros líquidos. Sin embargo, también se convierte en glucosa, que luego se convierte en fructosa, específicamente jarabe de maíz alto en fructosa o HFC. Según el Center for Science in the Public Interest, la mayoría de los jarabes son o bien el 42% o 55% de fructosa, aunque algunas concentraciones son tan altas como 90%.

Aumento de peso


Aumento de peso.

Un estudio realizado por Princeton University reveló que las ratas de laboratorio que consumieron HFCS ganaron considerablemente más peso que las ratas alimentadas con azúcar de mesa. El grupo de ratas HFC también tuvieron significativamente más grasa corporal, particularmente en la región abdominal. Según uno de los investigadores, Bart Hoebel, que es profesor de psicología y neurociencia, "Cuando las ratas están bebiendo el jarabe de maíz con altos niveles de fructosa en niveles muy inferiores a los de los refrescos, se están convirtiendo en obesas, todas y cada una. Incluso cuando las ratas se alimentaron con una dieta alta en grasas, no se ve esto, no todas ganaron peso extra".

Presión arterial alta


Presión arterial alta.

El consumo de altos niveles de fructosa también contribuye a la hipertensión arterial. Los nefrólogos o especialistas de riñón en University of Colorado Denver Health Sciences Center examinaron tres años de datos del National Health and Nutrition Examination Survey, centrándose en 4.500 adultos sin antecedentes de hipertensión. Los investigadores encontraron que las personas que consumían más de 2,5 refrescos al día tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta.

Cáncer


Consulta a tu médico acerca de los riesgos de cáncer.

El cáncer es otro riesgo para la salud que se incrementó con el consumo de HFCS. Científicos de UCLA’s Jonsson Comprehensive Cancer Center tuvieron tumores pancreáticos de pacientes y crecieron las células en placas de Petri. Entonces inyectaron las células de cáncer pancreático con fructosa y observaron que las células de cáncer crecieron a una tasa más rápida. Dr. Anthony Heaney, profesor de medicina y neurocirugía en la Universidad, declaró la probabilidad de que la fructosa "también acelera el crecimiento de otros tipos de cáncer".

Amylophagia


Amylophagia.

La amylophagia es un trastorno compulsivo en las mujeres embarazadas que hace que ingieran almidón de maíz crudo en grandes cantidades. La condición se produce en todo el mundo, pero en los Estados Unidos es más común en el sur rural. El consumo excesivo de almidón de maíz puro hace que los niveles de glucosa en sangre se eleven, que pueden conducir a anomalías en el proceso de desarrollo del bebé, parto prematuro, parto por cesárea y un alto peso al nacer.

Más galerías de fotos



Escrito por terri williams | Traducido por gabriela nungaray