¿Cuáles son algunas dificultades que deben enfrentar los niños pobres?

Muchas de las familias en los Estados Unidos que viven en o por debajo de la línea de pobreza (definida como un ingreso anual de US$19530 o menos para una familia de tres) tienen uno o más niños que viven en el hogar. De hecho, unos 14 millones de niños en los Estados Unidos son considerados pobres, según el National Center for Children in Poverty. Cuando una familia debe raspar y ahorrar cada mes para proporcionar un lugar para vivir, muchas otras cosas dejan de ser prioridad a medida que los padres luchan por la supervivencia de sus hijos. Los niños pobres se enfrentan a muchas dificultades que los que viven en familias más acomodadas no tienen de qué preocuparse.

Condiciones de vida

Los niños pobres tienen más probabilidades de vivir en condiciones peligrosas o insalubres. Cuando una familia no tiene mucho dinero, a menudo tienen que conformarse con una vivienda que cae por debajo de los estándares de seguridad y limpieza. Según el Center on Budget and Policy Priorities, las viviendas bajo los estándares pueden incluir variables tales como problemas de plagas, techos con goteras, ventanas rotas, cables expuestos, agujeros en las paredes o piso y plomería ineficiente o rota. El hacinamiento es otro problema que muchos niños pobres enfrentan, que significa que un niño puede no llegar a dormir en su propia cama, podría compartir un baño con mucha gente y puede vivir en un entorno que no es limpio e higiénico.

Inseguridad sobre la alimentación y hambre

Unos 4 millones de niños experimentan hambre regularmente, según el Center on Budget and Policy Priorities. A menudo los padres deben elegir entre pagar el alquiler para que la familia tenga un techo sobre su cabeza y comprar una comida. Cuando los niños no tienen comidas regulares y nutritivas, no obtienen las vitaminas y minerales que necesitan para un desarrollo y crecimiento adecuados. La falta de alimentos nutritivos también puede deprimir el sistema inmunitario de un niño, por lo que es más probable que se enferme. Una dieta poco saludable también afecta la capacidad del niño para aprender y tener éxito en la escuela, según el National Center for Children in Poverty.

Educación

Los niños que vienen de familias pobres son más propensos a tener baja escolaridad, lo que afecta negativamente su capacidad para aprender y tener éxito en el aula. También es más probable que los niños que viven en la pobreza abandonen la escuela antes de graduarse, según el National Center for Children in Poverty. Cuando un niño es pobre, su familia probablemente no puede permitirse los útiles escolares tampoco, lo que influye en su capacidad de aprender y tener éxito en la escuela. Los niños más pobres tienen menos probabilidades de asistir a la universidad, conseguir un trabajo bien remunerado y romper el ciclo de la pobreza.

Dificultades adicionales

Los niños pobres pueden no participar en actividades extracurriculares como sus pares más acomodados. Cuando los niños no pueden jugar deportes, tomar clases de baile o perseguir sus aficiones, son más propensos a ser sedentarios. El aburrimiento puede estar asociado con la falta de actividades extracurriculares y puede conducirlos a problemas de conducta también. Los niños que viven en familias pobres podrían no tener acceso a electricidad, agua potable y otros suministros básicos. porque la familia no puede pagar las cuentas. Esto podría significar que un niño duerme en una casa sin calefacción o utiliza un baño donde no se puede tirar la cadena del inodoro. La falta de servicios básicos también impide que los niños se bañen regularmente. Tal vez lo más peligroso es que los niños pobres a menudo no tienen seguro de salud adecuado, los que significa que sus padres no son capaces de proporcionar visitas al médico cuando se enferma.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por paulina illanes amenábar