¿Cuáles son las cuatro etapas de la cirrosis?

La cirrosis es una enfermedad hepática en la que el tejido del hígado se deteriora lentamente. Como resultado de este daño crónico, aparecen tejidos cicatrizados no funcionales que sustituyen el tejido funcional del hígado. La progresión de la cirrosis se describen en cuatro etapas distintivas basadas en el nivel de daño. La etapa avanzada de esta enfermedad causa 27.000 muertes en los EE.UU. cada año, indica el Centro de Compensación Nacional sobre Enfermedades Digestivas o NDDIC, por sus siglas en inglés, que está asociado al Instituto Nacional de Salud.

Etapa 1

La Biblioteca Médica en Línea del Manual Merck indica que en esta etapa, la cirrosis se caracteriza por la presencia de inflamación, lo que significa que existe hinchazón, un flujo de células inmunológicas que producen inflamación y cierta destrucción de los tejidos hepáticos. Además, también pueden existir crecimiento anormal del tejido conectivo en el hígado. Estos dos factores, inflamación y crecimiento conectivo anormal, quedan confinados al área portal del hígado. Ésta es la región que rodea la arteria hepática grande, las venas y el conducto biliar. Ésta es el área donde la sangre y los fluidos entran y salen del hígado.

Etapa 2

La segunda etapa de la cirrosis también se caracteriza por la inflamación, pero también aparece la fibrosis. El Colegio Estadounidense de Gastroenterología describe la fibrosis como el reemplazo del tejido normal del hígado por tejido cicatrizado. No existen síntomas en esta etapa, pues el tejido normal restante es capaz de compensar por el tejido cicatrizado que empieza a formarse. Sin embargo, el tejido cicatrizado nunca regresa a su funcionamiento normal, lo que significa que la transformación es permanente.

Etapa 3

Conforme progresa la cirrosis, el daño hepático se hace más severo. En esta etapa de la cirrosis, la fibrosis forma "puentes" y es llamada "fibrosis en puente". El Manual Merck describe cómo estos puentes crean conexiones anormales entre las arterias hepáticas, venas y otros vasos, que causan flujos sanguíneos anormales e incrementan la presión sanguínea en el hígado. Este incremento en la presión, llamado hipertensión hepática, puede dañar aún más el hígado.

Etapa 4

La etapa 4 es la más avanzada y el crecimiento del tejido cicatrizado a lllegado a tal punto que el órgano ya no funciona con normalidad. Mientras que las etapas anteriores no están usualmente asociadas con síntomas, la etapa avanzada de la cirrosis tiene muchos síntomas. De acuerdo con el Colegio Estadounidense de Gastroenterología, estos síntomas son: sangrado del tacto digestivo, ictericia, que es la coloración amarillenta de los ojos y la piel, efectos mentales como confusión, somnolencia inusual y dificultades para hablar, la acumulación de fluidos en el cuerpo, llamada edema en el léxico médico y picazón intensa e inexplicable en la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por leah diplacido, ph.d. | Traducido por eduardo moguel