¿Cuáles son las causas de los bajos niveles de dopamina?

La dopamina es un neurotransmisor, un químico que facilita la transmisión de señales entre las células cerebrales, o neuronas, vinculándolas a los neuro receptores. El químico algunas veces también es llamado "hormona de la recompensa", porque su liberación se asocia con el placer extremo que hace que las personas quieran repetir la actividad que las han llevado a esa sensación. Por esta razón, las actividades que liberan dopamina como el sexo, la obsesión, el amor el juego y ciertas drogas pueden ser altamente adictivas.

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa asociada con una descomposición de las neuronas que liberan dopamina. La falta de dopamina causa temblor, parálisis muscular, lentitud de movimientos y dificultad para iniciar un movimiento. La enfermedad de Parkinson es difícil de diagnosticar, e incluso más difícil de predecir antes de que se establezcan los síntomas del diagnóstico principal. No obstante, en una publicación lanzada el 28 de julio de 2010 del número en línea de "Neurology", una investigación del equipo de la Clínica Mayo informa que encontrar un pronosticador temprano de la enfermedad de Parkinson y la demencia. El pronosticador también es llamado "trastorno del sueño REM", en el cual las personas patean o golpean violentamente a sus compañeros de cama durante la fase del sueño REM.

Síndrome de las piernas inquietas

En el síndrome de las piernas inquietas, las personas sacuden sus piernas cuando duermen. Este síndrome es un pronosticador de la producción disminuida de dopamina en el cerebro, que puede llevar a problemas como fobia social y trastorno de déficit de atención e hiperactividad. También es pronosticador de la enfermedad cardiovascular, según informa un equipo de investigación de Harvard en el número del 1 de enero de 2008 de "Neurology". Las personas con síndrome de las piernas inquietas hacen de 200 a 300 movimientos por noche, según señalan los investigadores. Estos movimientos están acompañados por un incremento agudo y rápido de la presión sanguínea. Con el tiempo, esto puede causar enfermedad cardiovascular.

Creatividad

Un equipo de investigación de Karolinska informa en el número de mayo de 2010 de "PLoS ONE" que las personas muy creativas a menudo tienen baja densidad de receptores de dopamina en el cerebro. Aunque las personas muy creativas producen la suficiente dopamina, tienen menos receptores de D2 en el tálamo. En este aspecto, sus cerebros se asemejan a los de las personas con esquizofrenia. Los esquizofrénicos también tienen una baja densidad de receptores D2 en el tálamo. Esto resulta en una tendencia a hacer asociaciones inusuales, lo que los investigadores creen que explica la creatividad tanto de las personas muy creativas como de los esquizofrénicos. Una baja densidad de receptores D2 en el tálamo afecta la capacidad de las personas de filtrar la información. Con más información entrando en el tálamo, es posible que las personas creativas vean conexiones inusuales que otras personas no ven. Esto puede ser un don para resolver situaciones problemáticas, pero también puede resultar en malas interpretaciones de las intenciones de las otras personas.

Drogas recreativas

Los drogas recreativas, como la meperidina, algunas veces contienen el químico tóxico neurotoxina 1-metil-4-fenil-1,2,3,6-tetrahidropiridina, o MPTP, que causa una descomposición de las neuronas que liberan dopamina, causando en bajos nivles de la misa, según informa Spencer Cole, autor de "New Research on Street Drugs". En contraste, la cocaína, la anfetamina y las drogas usadas para tratar la narcolepsia aumentan los niveles de dopamina. La cocaína actúa como inhibidor de la absorción de dopamina, evitando que ésta se descomponga. La anfetamina y las drogas de narcolepsia aumentan la producción de dopamina. No obstante, con el uso repetido de estas drogas, el cerebro reduce el número de receptores de dopamina, y éstos se vuelven gradualmente menos sensibles a la dopamina. Por lo tanto, con el uso repetido de cocaína y anfetamina o drogas de narcolepsia, se produce insensibilización, también llamada tolerancia, lo que significa que se requiere más de la misma droga para lograr el mismo efecto, según afirma Cole. Con la abstinencia repentina de la droga, habrá menos neuronas menos sensibles para unirse los recursos naturales de dopamina del cerebro, lo que puede causar síntomas de Parkinson.

Más galerías de fotos



Escrito por berit brogaard | Traducido por maria eugenia gonzalez