¿Cuáles son las causas del mal comportamiento en un niño?

La mala conducta en un niño proviene de una variedad de temas emocionales, biológicos y del entorno en la vida del niño. Todos los niños muestran un comportamiento malo de vez en cuando debido a las tensiones de la vida cotidiana. El Colorado State University Extension Service sugiere que las rabietas, una de las formas más comunes del mal comportamiento del niño, se producen entre el 23% y el 83% de todos los niños entre los dos y cuatro años. Cuando los comportamientos negativos continúan o se intensifican, sin embargo, CSU sugiere a los padres buscar ayuda.

Cambios de vida

Los niños prosperan con la rutina. Cuando tienen lugar cambios de vida, incluyendo un nuevo hermano, comenzar o cambiar en las escuelas, la muerte de un familiar o incluso la adopción de una nueva mascota, los niños pueden mostrar comportamientos negativos. La incapacidad de expresar verbalmente sus emociones o un miedo a lo desconocido puede hacer que los niños tomen malas decisiones. Un niño puede llegar a ser fuerte, agresivo, desafiante o desobediente.

Intimidación o abuso

Un niño maltratado o intimidado puede sentir demasiado miedo para decirle a un padre u otro adulto de confianza lo que está pasando. En cambio, el niño puede actuar de forma verbal o físicamente agresiva. Alternativamente, puede estar aislado y solitarioo o mostrar sus temores a través de formas pasivas agresivas o manipuladoras. La Child Welfare Information Network sugiere que las conductas extremas, como ser excesivamente obediente, exigente o agresivo, pueden ser signos de maltrato emocional.

Deficiencia de aprendizaje

Un niño puede luchar para leer, comprender matemáticas o entender las instrucciones sin que nadie se de cuenta de que hay una discapacidad de aprendizaje causando la lucha que tiene que enfrentar y lo mucho que le cuestan estas situaciones. Hasta que la discapacidad se nota y se diagnostica, el niño puede actuar por sentimientos de incapacidad e ineptitud. Un niño puede ser desafiante y no estar conforme a la hora de completar los deberes o tareas.

Problemas de salud mental

Los niños que padecen trastorno bipolar, hiperactividad o depresión podrían exhibir una variedad de malas conductas, incluyendo berrinches, falta de concentración, agresividad y rebeldía. Debido a una combinación de problemas genéticos o del entorno, un niño puede desarrollar problemas de salud mental que afectan su capacidad de funcionar adecuadamente dentro de su familia, escuela y barrio. Por ejemplo, el National Mental Health Information Center sugiere que durante una fase maníaca bipolar, un niño puede hablar sin parar, necesita dormir muy poco y muestra un juicio inusualmente pobre.

Crianza pobre

Los padres, que por falta de conocimiento o tensiones de la vida, luchan por implementar las reglas consistentes y consecuencias, podrían crear niños con mal comportamiento. Según la Colorado State University, algunos de los temas de crianza de los hijos que crean las rabietas en niños incluyen disciplina inconsistente, criticar demasiado, padres demasiado protectores o negligentes y un niño que no tiene suficiente amor y atención de su madre y padre.

Más galerías de fotos



Escrito por susan ward | Traducido por maria gloria garcia menendez