¿Cuáles son las causas de la dificultad para respirar?

La falta de aliento, también conocida como disnea, puede ser debilitante. A veces la falta de aire puede producir flema descolorida o fiebre. Existen varias causas potenciales de los problemas para respirar, pero cualquier tipo de respiración inusual debe ser reportado y atendido por el médico. Con el fin de mantenerte saludable y seguro, debes estar al tanto de la falta de aire. Además, asegúrate de ser examinado por un médico antes de empezar cualquier programa de ejercicios.

Problemas con tus pulmones

Cualquier tipo de infección o lesión en el pulmón puede ser un motivo de preocupación y puede dar lugar a la dificultad para respirar. Los ejemplos incluyen cáncer de pulmón, cicatrización del tejido pulmonar, enfermedades del saco pulmonar, coágulos en la circulación pulmonar, bronquitis y neumonía. El asma también es una causa común, ya que la enfermedad ocasiona que las vías respiratorias de los pulmones se hinchen y se estrechen. Esto a su vez da lugar a una entrada de oxígeno disminuida. Otras causas relacionadas con los pulmones son la enfermedad pulmonar crónica obstructiva y enfisema, que puede estar acompañada de sibilancias.

Problemas con tu corazón

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, las personas que tienen insuficiencia cardíaca pueden experimentar falta de aliento durante la actividad, cuando están en reposo o durante el sueño. Esto se debe a que el corazón no puede mantenerse al día con el suministro de sangre. La sangre que se devuelve al corazón por los pulmones retrocede, lo que resulta en pérdida de líquido. Una arritmia también puede afectar tu respiración. Esta es un problema con el ritmo cardíaco. Si tu corazón late de una manera que no es natural, se puede interrumpir el flujo de oxígeno a todo el cuerpo.

Sufrir de alergias

Las alergias tienen un papel importante en la forma de respirar, ya que afectan tu sistema inmunológico y respiratorio. El polvo, el moho, las drogas, las sustancias tóxicas, la comida y la naturaleza son todos alérgenos comunes. Para evitar los alérgenos, asegúrate de que si haces ejercicio al aire libre no te acerques a todo lo que eres alérgico. Si tienes asma toma extrema precaución para evitar reacciones alérgicas, ya que puede dar lugar a una respiración severamente dificultosa.

Respiración durante el ejercicio

La respiración es fundamental para el ejercicio, y si no practicas la respiración adecuada, te puedes sentir sin aliento. En reposo, el 3 por ciento de la energía de tu cuerpo da cuenta de la respiración. Durante un ejercicio de intensidad máxima, el trabajo de la respiración puede representar hasta el 15 por ciento del consumo total de oxígeno. No respires desde el pecho, sino a partir de tu vientre. Inhala y exhala a un ritmo constante. Mantén una postura correcta para que puedas dejar espacio para los pulmones y para que el diafragma se expanda completamente. Se recomienda el fortalecimiento de los músculos respiratorios para ayudar a reducir la falta de aire.

Más galerías de fotos



Escrito por kamrie kingston, cpt, wfs | Traducido por katherine bastidas