¿Cuáles son las causas de la inflamación de los testículos?

Cuando un hombre descubre que uno o ambos testículos se hinchan y el escroto se ha agrandado, podrían llegar a estar extremadamente preocupados. Varios problemas pueden causar la inflamación testicular o escrotal. Afortunadamente, la mayoría de estas enfermedades se pueden tratar con éxito, sobre todo si se diagnostica a tiempo. Si experimentas hinchazón testicular o si tienes alguna pregunta acerca de esta enfermedad, habla con tu médico de cabecera o con un especialista en urología.

Infección

La infección se puede desarrollar en el propio testículo o el epidídimo, un conducto que conecta el testículo con el tubo de la orina o la uretra y se extiende a los testículos. Estos problemas, llamados orquitis y epididimitis, respectivamente, a menudo causan inflamación y dolor escrotal testicular. También puedes tener fiebre. Estas se producen con mayor frecuencia en hombres entre las edades de 14 y 35 años, según un artículo en la edición de abril 2009 de "American Family Physician". Las infecciones a menudo son causadas por la misma bacteria responsable de la infección por clamidia y la gonorrea de transmisión sexual. La infección con el virus de la parotiditis también puede causar orquitis, un problema que puede causar infertilidad cuando se produce en adultos. De acuerdo con un estudio publicado en la edición de abril de 2010 en "British Journal of Urology International", los casos de orquitis parotídica en los adultos han aumentado, probablemente debido a la reducción de la vacunación de los niños contra las paperas en la década de 1990.

Torsión testicular

Aunque el testículo se encuentra en el escroto, recibe su suministro de sangre de una arteria que se origina en el abdomen. Los cursos de la arteria pasan a través de la ingle como parte de una estructura llamada el cordón espermático para llegar a los testículos. En una condición rara pero potencialmente grave llamada torsión testicular, el testículo se tuerce alrededor del cordón espermático. Esta torsión interrumpe el suministro de sangre a los testículos, causando hinchazón y dolor. La torsión testicular puede ocurrir debido a una lesión o por una fijación congénita floja del testículo en el escroto. Un problema poco frecuente que se presenta en aproximadamente 1 de cada 4.000 hombres menores de 25 años, la torsión puede ser una emergencia y requiere evaluación médica inmediata. La cirugía de emergencia es a menudo necesaria para restablecer el flujo sanguíneo y evitar lesiones testiculares.

Cáncer

El cáncer testicular también puede causar inflamación de los testículos. La hinchazón es por lo general pero no siempre limitada a un lado. Un tumor canceroso podría causar un bulto notable en el testículo, pero también puede conducir a una inflamación generalizada, a veces acompañada de dolor o malestar. El cáncer de testículo es un cáncer relativamente poco frecuente, que afecta generalmente los hombres entre 15 a 34 años, aunque puede aparecer a cualquier edad. Es más común en hombres caucásicos que en los de otras etnias. Afortunadamente, el cáncer testicular suele ser muy tratable, sobre todo cuando se detecta a tiempo a través de auto-exámenes regulares.

Otras causas

Un problema llamado varicocele también puede causar inflamación testicular o la ampliación de todo el escroto. Las venas que transportan la sangre desde los testículos hacia el corazón forman una red en el cordón espermático. A veces, las venas de esta red se agrandan y no funcionan bien. Esto hace que la sangre se acumule o fluja demasiado lentamente, dando lugar a un embotellamiento de la sangre en el testículo y la hinchazón. El varicocele se desarrolla lentamente y es más común en hombres jóvenes. Debido a la arquitectura del suministro de sangre testicular, tiende a desarrollarse más a menudo en el lado izquierdo y por lo general se puede tratar con cirugía u otros procedimientos. Otro trastorno llamado espermatocele también puede causar inflamación testicular. Esta condición no cancerosa aparece cuando un quiste lleno de líquido se desarrolla en el testículo o el epidídimo. Podría no causar ningún síntoma, pero puede conducir a la hinchazón notable de los testículos.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por gabriela nungaray